Mas La Plana, un cabernet sauvignon que trasciende su tiempo

Mas Las Planas, la apuesta de Miguel A. Torres que revolucionó el panorama enológico. Ilustraciones: Jordi Català.

Mas La Plana, un cabernet sauvignon que trasciende su tiempo

Mas La Plana es un vino que nació como una apuesta arriesgada, y que triunfó en las competencias más importantes

Mas La Plana es un vino tinto de la D.O. Penedès elaborado por la Familia Torres. Este es uno de los productos pioneros, junto a Jean Leon, en introducir la variedad cabernet sauvignon en España. 

Nació en 1970 a partir de la primera cosecha de esta variedad, cultivada en 1966 en la Finca de Mas La Plana, ubicada en Pacs del Penedès. Este es un pequeño viñedo de 29 hectáreas, donde crece las más selectas uvas de este tipo, que da vida al más prestigioso vino tinto de la Familia Torres, reconocido mundialmente y de producción muy limitada. 

Una creación que rompió moldes 

Toda creación fruto de la voluntad de una personalidad inconformista tiende a causar controversia. Son la clase de actitudes que, incomprendidas pero necesarias, van más allá de su tiempo.

Hace cuatro décadas Miguel Agustín Torres proyectó la génesis de un vino diferente, arriesgado y que suponía un paso adelante en la estanca tradición enológica de la época: Mas La Plana. Un cabernet sauvignon vestido de negro y contenido en una botella borgoñesa.

Así Miguel A. Torres quiso dar forma al fruto de las cepas que había plantado, y ayudó a revolucionar el panorama vitivinícola español. Muy pocos confiaron en aquel proyecto, incluso su padre, Miguel Torres Carbó, mantuvo sus reservas y cierto recelo: “¿Cómo puede un cabernet español en botella borgoñesa ser un buen vino?” La respuesta vería la luz años más tarde…

Dudas y triunfo

En 1979 y sin hallar consenso alguno, padre e hijo optaron por presentar el polémico vino a la competición más prestigiosa de aquel entonces, la Olimpíada del Vino de París, organizada por la revista especializada Gault-Millau, cuyo jurado dirimiría la controversia suscitada.

Plana2

Nadie podía predecir que Mas La Plana 1970 superaría a los cabernets más aclamados del mundo y logró ponerse por encima de los afamados chateaux francesesm en un desenlace sorprendente que originó la leyenda de un vino que refleja de manera tangible, añada tras añada, la fuerza del idealismo y determinación de su autor.

 “Mas la Plana cambió la historia y el rumbo de Bodegas Torres, pero también supuso un punto de inflexión en lo personal, un cambio de paradigma en mi visión sobre lo que debería ser la viticultura y la enología, en la importancia de atreverse, de perseverar, de innovar”, dijo Miguel Torres.

Entre la historia y la leyenda

Desde aquella primera añada, tras cuatro décadas de experiencia, continua reinvención y grandes satisfacciones, Mas La Plana ha obtenido más reconocimientos internacionales que ningún otro vino español, y así se convirtió en una leyenda icónica que ha trascendido a su tiempo y también en el vino insignia de la Familia Torres. La imagen de alta calidad que siempre se ha asociado a la bodega es, en gran parte, gracias a Mas La Plana. 

 Si bien el nacimiento de Mas la Plana puede ser considerado como algo arriesgado y adelantado a su tiempo, el largo camino recorrido lo ha convertido en perfecto embajador de los valores e ideales de la familia  y máximo exponente de una viticultura respetuosa y apasionada que encarna el legado y el fruto de la experiencia de cuarenta añadas de un vino atemporal, cuyo origen transita la frontera entre la historia y la leyenda.

MLP B