Un vino chileno frutal para descubrir y brindar

Santa Digna, un vino chileno ideal para consumirlo joven. Ilustraciones: Jordi Català.

Un vino chileno frutal para descubrir y brindar

El Santa Digna Reserva Sauvignon Blanc 2016, un blanco que enamora y fascina con su singularidad

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

12/08/2017 - 05:55h

Cerodosbé para

Este sauvignon blanc es un vino fresco y joven pero exótico, al tiempo elegante y especialmente frutal. La personalidad de su uva marca la riqueza de sensaciones organolépticas en el momento de saborearlo, todo un premio para los sentidos otorgado por una variedad ganadora que se extiende por todo el mundo, aunque es en Chile donde consigue una delicadeza extraordinaria. 

Estamos ante un blanco transparente, brillante y limpio, ideal para realizar todo tipo de brindis, porque enamora y se vincula al recuerdo sensorial. Una advertencia: hay que consumirlo joven, porque no le beneficia nada una crianza prolongada,

Innovación y ecología

El Reserva Santa Digna del 2016, además de sus cualidades vinícolas, posee una singularidad que lo diferencia de muchos otros vinos: el sauvignon blanc fue uno de los primeros vinos, junto con los riesling, en ser embotellado con un tapón de rosca para su venta, una idea que se inició en Nueva Zelanda. 

Santa Digna

Los vinos de tapón de rosca, al contrario de los prejuicios que existen sobre ellos, protegen de contaminaciones, preservan aromas, sabores y frescor, tienen una excelente relación precio/calidad, son fáciles de abrir y volver a cerrar con un simple giro, además de prácticos para almacenar y transportar y permiten la detección de manipulación y falsificación.

En cuanto al medio ambiente, materia en la que Torres está implicada directamente con un gran compromiso económico y de calidad, cuando se recicla este tapón se ahorra hasta un 95% de la energía necesaria para su fabricación.

Al comparar los dos sistemas de cierre (tapón de corcho y de aluminio) el tapón de aluminio consigue el menor impacto ambiental global, ya que compensa su mayor huella de carbono inicial por su menor riesgo de desperdicio: se calcula que entre el 2% y el 5% del vino embotellado de manera tradicional se echa a perder mientras que con cierres de aluminio sólo entre un 0,2% y un 0,5%.

Santa Digna