El secreto mejor guardado del Priorat

Secret del Priorat, un vino que revela una milenaria historia. Ilustraciones: Jordi Català.

El secreto mejor guardado del Priorat

Época de boniatos castañas y vinos amables, excusa para sucumbir ante Secret del Priorat, un vino sin estaciones

Jordi Català

Ver Instagram

BARCELONA

04/11/2017 - 04:55h

Cerodosbé para Torres

El Priorat es una pequeña y singular área vinícola de negras colinas, en la que desde hace ocho siglos se elabora un intenso y profundo vino tinto reconocido por su calidad y exquisitez.

Esta denominación situada en la provincia de Tarragona y que ostenta la prestigiosa Q en sus siglas, saltó a la fama durante los años 90, tras décadas de olvido, al llegar viticultores de prestigio que aplicaron las más nuevas tecnologías en la elaboración del vino. Desde entonces los viñedos de esta comarca están produciendo unos de los vinos más exclusivos de España y del mundo.

Características únicas

La calidad, tanto de los vinos tradicionales como de los nuevos, se basa también en un microclima y un suelo únicos, donde se mezclan de forma armónica los viejos y los nuevos vinos. 

Secret del Priorat es un producto excepcional, voluptuoso y concentrado vino dulce natural de la D.O.Q. Priorat, elaborado a partir de uvas ligeramente sobremaduradas de viejas vides de garnacha y cariñena.

Al ser saboreado devuelve al origen de una historia ancestral oculta en las ruinas de monasterio de Scala Dei, en el corazón del Priorat. 

Esta tierra de excepcional belleza y riqueza natural ha visto crecer durante siglos a las cepas de las variedades como las que dan vida a Secret del Priorat, un vino de vendimia tardía, artesanal y de edición muy limitada, que se vincula al terroir del que proviene a partir de su crianza en roble francés. Una parte se realiza en barricas centenarias, utilizadas antaño en las masías de la zona para el típico vino rancio del Priorat, cuyos aromas siguen impregnados en la madera.

SPA

Recuerdos del pasado milenario



Este vino intenso y rebelde rinde homenaje a los monjes cartujos que en el 1095 llegaron a esta comarca, al abrigo del Montsant, e iniciaron el cultivo de la vid. Durante siglos la cartuja de Scala Dei fue un símbolo moral y económico del Priorat hasta que durante la revolución del 1835 una ola anticlerical destruyó las viñas y saqueó la impresionante institución monástica. El fraude de la "Desamortización de Mendizábal” dejó esta tierra llena de ruinas y a las vides abandonadas. Unos años después la filoxera haría el resto. 

En 1996 la familia Torres inició la plantación de viñedos en laderas de piedra licorella y en el 2014 Mireia Torres Maczassek, directora entonces de Torres Priorat y responsable de leyendas en esta misma denominacion como Salmos y Perpetual, presentó la primera añada de este vino único, apto para ser disfrutado solo y que obtuvo puntuaciones superiores a los 90 puntos sobre cien en guías de referencia como Proensa, Peñín, Gourmets y la Semana Vitivinícola. 

SPB