Waltraud: la fusión entre arte y vino

Waltrud, de Bodegas Torres, une el arte y el vino, así como la cultura de Alemania y España. Ilustraciones: Jordi Català.

Waltraud: la fusión entre arte y vino

El vino blanco Waltraud, un auténtico D.O. Penedès, simboliza la unión entre las culturas vinícolas de Alemania y España

Jordi Català

Jordi Català Infographics

BARCELONA

10/03/2018 - 04:55h

Cerodosbé para

Este es un vino que tiene un nombre alemán de mujer y que surge de la unión entre un hombre y una mujer que decidieron compartir sus vidas, entre Alemania y España. Fue cuando Waltraud Maczassek, artista de nacionalidad alemana, decidió echar raíces en el Alt Penedès al contraer matrimonio con el viticultor Miguel Agustín Torres.

El resultado de esta unión es Waltraud, un vino blanco con sabor excepcional y carácter extremadamente elegante y sutil que Miguel Torres creó en honor a su esposa, como símbolo material y inequívoco del amor por el que decidieron compartir sus vidas en 1967, y también como representación de la unión de sus respectivas pasiones: las culturas del vino y del arte. 

La importancia de la variedad riesling 

Torres decidió elaborar este vino especial utilizando una de las variedades más populares y representativas de Alemania, el riesling, pero plantada en las zonas más altas del Penedès, buscando paralelismos con su tierra de origen.

El riesling es una uva especialmente aromática, capaz de producir vinos elegantes, muy afrutados, fragantes, con una acidez fina cítrica y un cuerpo sutil, fresco y sedoso.

El elegante sabor de este vino se refleja en el arte de Waltraud Maczassek

En las zonas más frescas del Alt Penedès, esta variedad se ha adaptado a la perfección y produce unos vinos de excepcional calidad, perfumados y afrutados.

Waltraud 2016 se distingue especialmente por sus aromas florales y frutales, que recuerdan a la miel de azahar y al limón, con delicadas notas de pan de especias. En el paladar es sedoso y fresco, con una acidez impecable y envuelto en una sutil elegancia.

El reflejo en el arte 

Esta unión entre vino y arte la interpreta Waltraud Maczassek en la obra artística que ha plasmado en la etiqueta del vino que lleva su nombre. La artista también contribuyó durante 25 años a la expansión de la bodega familiar en su país natal, poniendo los cimientos del que es hoy en día uno de los más importantes mercados para los vinos de la Familia Torres.

Waltraud1

En su obra dibujó con trazos zen la expresiva forma de una cepa, origen de todo vino, que propone al aficionado un mensaje sugerente y poético a partir de la esencia plástica de una cepa en blanco y negro sobre un fondo marfil. Así se presenta el espíritu del vino, semejante a la elegancia de este blanco de la variedad riesling originaria del Penedés.

Del microcosmos al macrocosmos

Según su autora, se trata de “un dibujo directo e intuitivo, minimalista, de la mente a la mano, sentido y cerebral”. Maczassek explica que quiso hacer “un diseño moderno y a la vez personal, con pocos trazos, porque, al igual que la escritura, los trazos hablan mucho de uno mismo”.

“Ahora mi pintura habla de la naturaleza, de la creación desde el microcosmos al macrocosmos, de la complejidad de los sistemas de la vida”, agrega. “Porque como arriba es abajo y como abajo es arriba, siguiendo las leyes de la correspondencia, de forma que lo que se observa a través de telescopios es igual en lo microscópico’’.

Waltraud2