Matisyahu sale airoso del festival Rototom

Matisyahu sale airoso del festival Rototom

El rapero pro-israelí soporta pitos y banderas palestinas, pero aprovecha para lanzar un mensaje de paz en el festival 'reggae'

Redacción

Barcelona

23/08/2015 - 09:12h

Matisyahu, durante su actuación en el Rototom

La sangre no ha llegado al río. El cantante norteamericano Matisyahu ha salido airoso de su concierto en el festival 'reggae' Rototom, que acababa el sábado en Benicássim (Castellón). En un show multitudinario de madrugada, el intérprete proisraelí ha sufrido pitos, insultos, banderas palestinas y algún objeto arrojado al escenario. No obstante, las protestas han sido minoritarias, y Matthew Paul Miller -su nombre real- ha aprovechado para lanzar un mensaje de "paz".

El cantante ha subido al escenario Showcase del festival Rototom Sunsplash a las 0:15 horas del domingo. Un pequeño grupo de personas ha izado banderas palestinas y le ha increpado durante toda su acuación, que ha durado 45 minutos.

"Dejadme oír vuestros silbidos"

El rapero ha hecho caso omiso y ha insistido en que "quería oír los silbidos" de parte del público. En dos momentos de su actuación le han lanzado un botellín de agua y un zapato, que no le han alcanzado.

Image and video hosting by TinyPic


El cantante ha lanzado varias veces el mensaje de "Paz, paz, paz". Además, Matisyahu instado a "aquellos que no habéis traído bandera y tenéis vuestro corazón como bandera" a "levantar vuestras manos".

Polémica

La actuación del rapero nacido en Pennsilvania ha sido una de las polémicas del verano. Grupos propalestinos instaron a prohibir su actuación, y el festival le pidió una declaración que rectificara sus anteriores comentarios de apoyo a las ofensivas militares por parte del estado de Israel. Los organizadores del Rototom, finalmente, rectificaron y le dejaron tocar.

La censura a Matisyahu en el festival valenciano despertó las críticas del Congreso Mundial Judío (WJC) y varias organizaciones en defensa de las minorías. La propia Embajada de EEUU en España tildó el boicot de "preocupante", y el Ministerio español de Asuntos Exteriores reprobó las llamadas a no dejar tocar al artista.