Los cinco mejores lugares de Madrid para degustar un buen cocido

Los cinco mejores lugares de Madrid para degustar un buen cocido

Morena Morante

Madrid

26/01/2015 - 13:58h

Plato invernal y de cuchara por antonomasia, el cocido es todo un símbolo de la ciudad de Madrid. Muchos restaurantes dicen preparar uno de los mejores, pero no todos están en lo cierto. Con el fin de poner un poco de orden en este asunto, señalamos los que para 02B merecen estar en el ranking de los cinco mejores.

En Lhardy (Carrera de San Jerónimo 8 - 915 22 22 07) el cocido se sirve en bandejas de plata, desde el siglo pasado. Tal y como manda la tradición, el plato consta de tres vuelcos: el del caldo (con tropezones de gallina y carne), el del repollo (previamente cocido con chorizo de cantimpalo y morcilla de cebolla) y el de los garbanzos y las carnes. Si lo quieres para cenar, tienes que encargarlo, al menos, con unas horas de antelación. Este local, que acaba de celebrar los 175 años, es citado en obras de Galdós, Azorín o Gómez de la Serna. Historia viva de la ciudad de Madrid, ha visto entrar por su fachada de madera de 1885 Manolete, Jacinto Benavente y muchos otros.

El cocido de Lhardy

La Daniela cuenta con cuatro locales, desde los más céntricos (Cuchilleros, 9 - 913 66 20 18; Plaza de Jesús, 7 - 91 389 62 38) al clásico y primero del Barrio de Salamanca (General Pardiñas, 21 - 915 75 23 29) u otro de la zona norte de Madrid (Gutiérrez Solana, 2 - 91 411 58 61). Aquí también el cocido se sirve en tres vuelcos (sopa, garbanzos con verduras y carne), eso sí, sin plata ni salones de decoración añeja o personal protocolario. El ambiente es ruidoso y rústico, el personal es atento pero más de andar por casa. Lo más importante, su cocido madrileño merece estar en este ranking de los mejores de la ciudad.

El cocido de La Daniela

La calidad del cocido de Cruz Blanca Vallecas (Carlos Martín Álvarez, 58 - 914 77 34 38) está avalada por la más alta puntuación otorgada por el Club de Amigos del Cocido. El plato se prepara desde la jornada anterior, en una cocción a fuego lento que ayuda a guardar los matices de la materia prima, muy seleccionada. Sobresalen el chorizo y la morcilla, que proceden de Asturias. El cocido se sirve en dos vuelcos, que incluyen la sopa y el plato de garbanzos, acompañados por chorizo, morcilla, gallina, berza, tocino y las guindillas vascas con cebolleta, aderezado con tomate natural preparado con comino. La espera es más agradable, gracias al entrante de croqueta casera al estilo de la abuela acompañada con tomate natural y salsa.

El cocido de La Cruz Blanca de Vallecas

El cocido de La Gran Tasca (Santa Engracia, 161 - 915 34 46 34) es de tamaño XXL y se sirve en dos vuelcos (sopa y legumbre con carnes). El mismísimo Manuel Vázquez Montalbán lo menciona en una de las aventuras de su Carvalho. Como su propio nombre indica, nos encontramos en la típica tasca madrileña de toda la vida, con decoración taurina, que se remonta a 1942. Los incondicionales del cocido suelen destacar su sopa, aunque las guindillas y la morcilla de Burgos también merecen un sobresaliente.

El cocido de La Gran Tasca

El cocido del MalacatínMalacatín (Ruda, 5 - 913 65 52 41) es otra institución del cocido y de Madrid, hasta el ex presidente de Brasil, Lula Da Silva, se ha dejado ver por allí. Esta típica tasca madrileña de La Latina abierta en 1895 sirve el plato (muy abundante) en tres vuelcos. La sopa, ganadora de La ruta del cocido de 2011, está acompañada de guindillas, pepinillos y cebolletas en vinagre y llega junto con los garbanzos castellanos y las patatas. En el segundo vuelco es el turno del repollo sofrito con una salsera llena de tomate tamizado y en el tercero llegan manitas de cerdo, tocino de veta, codillo ibérico de Granada, morcilla asturiana, chorizos de León, gallina pelada al puchero y jugosos morcillos de ternera.

Hasta aquí nuestras coordenadas de la ruta de los mejores cocidos madrileños. El gusto de recorrerla es todo tuyo.