El libro de 'los Jueces'

El libro de 'los Jueces'

11/10/2013 - 13:55h

Dicen que la obra más leída es la Biblia. En el canon católico, el Antiguo Testamento se compone de 46 libros y uno de ellos es el de los Jueces. Retrata la época más convulsa de la historia de Israel porque, enarbolando una espada flamígera, hacían y deshacían en el nombre de Dios. Me ha venido a la mente esta imagen al conocer la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya por la que se declaraba municipio turístico a la población de La Roca del Vallés. Leí dos veces la noticia porque no acababa de creer que fuese posible.

La denominación de municipio turístico, a lo largo de su azarosa existencia, ha servido más para complicar las cosas que para ayudar a desarrollar una actividad tan importante como es la industria turística en nuestra economía. El desaguisado más grande fue el que provocó el ministro Rato cuando estableció una serie de normas fiscales y subvenciones para las localidades que tuviesen tal categoría. La lista era un desmadre. En Catalunya no llegaban a la docena (en el 2000) los pueblos que obtenían el reconocimiento, según la decisión ministerial.
 
 
Para que naturaleza e historia sean un producto turístico, es necesario elaborarlos
 
Castellón, por el contrario, estaba repleta de municipios turísticos. La publicación provocó que los ayuntamientos agraciados renunciasen rápidamente a tener tal honor por cuanto que las ayudas que recibían provenientes de los impuestos del tabaco y el alcohol producían menos ingresos que las subvenciones regulares establecidas por ley. En definitiva, que todos renunciaron al privilegio para volver a cobrar los impuestos generales y no los especiales. Hoy duerme el sueño de los justos.

Pero al conocer la noticia, he pensado en qué niveles de convivencia nos movemos para que tengan que ser los jueces quienes decidan si un municipio es turístico. ¿No había en este país división de poderes? ¿Qué criterios han seguido para designarlo? ¿Se ha utilizado, por ejemplo, el número de pernoctaciones que es el que determina a nivel internacional la categoría turística de un destino? ¿O acaso el análisis de los productos turísticos existentes?
 
 
La denominación de municipio turístico ha servido para complicar las cosas
 
La Roca es un pueblo precioso al que la naturaleza, la historia y el trabajo de sus ancestros ha proporcionado singulares bellezas. ¿Pero se han transformado esos atractivos en productos turísticos? Porque la naturaleza y la historia generan atractivos, pero para que sean un producto turístico es necesario elaborarlos, trabajar en ellos, transformarlos en algo que se promociona, se comercializa y se vende.

Lo que está en juego es la libertad de horarios comerciales, no si el municipio es turístico o no. Y eso se obtiene en base a negociar, pactar, crear las condiciones para que la actividad económica sea determinante en el municipio. Soy favorable a la ampliación de los horarios comerciales porque no se pueden perder oportunidades de ventas y por tanto de creación de riqueza y de puestos de trabajo. Pero pienso que es un desafuero que dicha decisión la tomen los jueces.

Y la guinda la puso el alcalde cuando anunció que a partir de ahora se harán hoteles en su municipio. ¿Por qué? ¿O también solicitará una sentencia judicial para que se construyan hoteles?