¿El turismo se recupera?

¿El turismo se recupera?

Ramón Martínez Fraile

Barcelona

17/01/2014 - 18:53h

Me han sorprendido múltiples declaraciones que estos últimos días han hablado de la recuperación del turismo. Sería el hombre más feliz del mundo si esta recuperación fuese cierta, pero es una falacia basada en no querer leer la realidad de nuestro sector, sino fijarse solo en aquellas lecturas positivas, que existen. Tenemos la costumbre de poner fechas a los desastres y a la victorias cuando normalmente su recorrido es mucho mas lento de lo que las explicaciones a posteriori nos acostumbran a describir.
     
 
Si seguimos la pauta, al turismo español aún le quedan cinco años para salir de la crisis
  
Por ese motivo algunos comentarios hacen hincapié en que después de seis años de crisis el turismo se está recuperando. Parece ser que la moda es volver al estilo bíblico que establecía el principio de las plagas de Egipto: siete años de bonanza, siete años de decadencia. Esa nomenclatura tan antigua como ilustre establece que los ciclos económicos se basan en el siete, número cabalístico que sirve para explicar muchas cosas. Pero lo cierto es que la industria turística en general y sobre todo en lo países líderes como EEUU, España y Francia no han cumplido el ciclo bíblico y mirando los datos estadísticos y la crisis en concreto en España no aparece hasta el año 2012. Por lo tanto, si queremos seguir esa pauta nos quedan todavía cinco años para que se cumpla la tradición.

En concreto en España, la caída del turismo se produjo en el año 2009 en cuanto al turismo extranjero pero como la respuesta del turismo interior fue correcta e incluso tuvo crecimiento quiere decir que mantuvimos en su conjunto la aportación al PIB y sobre todo la aportación a la creación de trabajo aunque fuese estacional. De hecho en el año 2010 ya se produjo un mantenimiento, sino repunte del turismo extranjero y dado que no existió caída del consumo interior los resultados no fueron buenos sino excelentes, dado el conjunto de la situación de nuestra economía. En 2011 la recuperación del turismo extranjero tanto por efectos de mantenimiento endógeno y crecimiento motivado por fenómenos exógenos dio un buen resultado general.

Pero en 2012 llegó la gran debacle de nuestro turismo que por desgracia se ha mantenido durante el año 2013. Es cierto el crecimiento del turismo extranjero en España, es cierto el crecimiento de los ingresos producidos por ese turismo extranjero, es bueno por lo tanto el resultado de estas exportaciones consumidas “in situ”, pero la caída cercana al 30% del turismo interior provoca una debacle en el conjunto de nuestra industria turística que sólo se salva en ocho zonas del país.
     
 
El turismo no ha funcionado bien en 2013 y no se recuperará en 2014
 
¿Qué sucede en 2013? Que el turismo extranjero continua creciendo pero sólo en esas ocho zonas y que se modera a la baja la caída del turismo interior. El 2013 tiene una caída aproximada del 10% del turismo interior que debe sumarse al 30% del año anterior y eso quiere decir un caída en picado de nuestra aportación al PIB que se ve reflejada, y ahí sí que lo ve todo el mundo, en las estadísticas oficiales. Se ve, pero no se quiere interpretar porque estamos hablando de que nos recuperamos y está prohibido hablar de lo contrario.

El turismo no ha funcionado bien en el año 2013 y no se recuperará en el 2014. Las zonas en las que han funcionado bien el 2013 continuarán funcionando bien en el 2014 y el resto del país se verá sumergido en una depresión considerable mientras no se incremente el consumo interior. Por decirlo a la pata la llana ni en Lleida, oirán hablar en castellano, ni en León oirán hablar en catalán, pero no será una cuestión identitaria, sino económica.

Y no me gusta ser agorero, pero eso dicen las cifras y no las leyendas urbanas inventadas para entretener al personal.