<em>El porqué no quiero un Ministerio de Turismo</em>

<em>El porqué no quiero un Ministerio de Turismo</em>

Edu William

08/10/2011 - 21:14h

En estas últimas fechas hemos estado asistiendo a una campaña mediática que reivindica un Ministerio de Turismo. Personalmente creo que, ante una necesidad lógica –¡y más que necesaria!- de reconocer al turismo y dotarlo de un mayor liderazgo en la estrategia política y económica del país, no acertamos en la solución propuesta. Es muy probable que sea mejor estar como estamos sabiendo que tenemos un problema, que pensar que tenemos una solución que no es tal.

Me inquieta que al final se simplifique y obvie la verdadera necesidad por querer forzar una solución fácil y que “suene bien”, antes de atreverse a plantear los retos que se requieren, que son de bastante más calado. Porque, no nos engañemos, el ministerio es la solución más fácil que tendría un nuevo equipo de gobierno para, justamente, no dar respuesta a las necesidades actuales del sector y sin embargo parecer que lo hace.

Propongo analizarlo desde estos parámetros:

1. Administrativo. El sistema actual administrativo, su estructura y dinámica, es parte del problema. Estamos asistiendo a una reflexión sobre cómo poder reinventar la administración y que ésta no se convierta en una barrera a la eficacia y eficiencia. Y estamos asistiendo a una crisis y cambio de modelo económico, que exige una transformación de la administración. ¿Por qué cuando se plantea “adelgazar” la administración y hacerla más eficiente, nosotros queremos “engordarla”? ¿Por qué no aprovechamos para hacer propuestas de reinvención eficiente de la administración? Porque, y ahora más que nunca, creo que nadie tiene ninguna duda de que todo lo que aumente la ineficiencia administrativa, impactará en nuestro bienestar como ciudadanos y competitividad como empresarios.

2. Competencial. A nadie se le escapa que hoy por hoy, con las competencias transferidas a las comunidades autónomas, el rol ejecutivo del turismo en el gobierno central, es más que limitado. Antes de tener un ministerio, ¿por qué no se reivindica por una correcta gestión de las competencias y coordinación de las mismas? ¿Realmente queremos que un “director de promoción” se siente en el consejo de ministros? Porque si es eso, llamémoslo influencia, no ministerio. Estoy seguro que pueden -y deben- haber alternativas más adecuadas.

3. Transversalidad. Uno de los grandes problemas del modelo turístico es pensar y actuar como si la política turística fuera fundamentalmente promoción. Y, si desde el propio sector no somos capaces de impulsar otro cambio de mentalidad, no creo que esto ocurra desde fuera. Y más ahora, que vemos la necesidad de renovación, de rediseño de producto, de innovación, de emprendeduría. En definitiva, de apostar por el turismo como la dinamización del tejido económico y la palanca hacia un modelo más basado en el conocimiento. Para eso, tenemos que exigir que el turismo tenga el carácter más transversal que requiere la reinvención del modelo y la realidad económica del país. Con un ministerio de turismo, ¿dónde estaría la economía, la innovación, costas, sanidad, transporte? Estamos hablando de liderazgo y capacidad de coordinación ejecutiva entre administraciones. ¡Y eso no lo logra con un ministerio!

¿Por qué no nos centramos en reclamar lo que realmente necesita el turismo, en vez de propuestas cerradas que quedan en eso? Necesitamos el máximo nivel de liderazgo y transversalidad del turismo, una correcta gestión de las competencias, y una administración más “delgada” y eficiente. ¿Es un Ministerio de Turismo la solución?

Un último apunte. En el Gobierno de Canarias (CC/PSOE) y el Cabildo Insular de Gran Canaria (PP/CC), la cartera de turismo recae directamente en el Presidente de la Corporación. No digo que sea la óptima, pero si no cambias las competencias, si quieres optimizar la administración y si, sobre todo, quieres dotar al turismo del máximo liderazgo y capacidad de mando en coordinación y transversalidad, cuando menos parece una medida más adecuada que un ministerio. Rubalcaba o Rajoy, Rajoy o Rubalcaba, ¿querrán ser el “hombre fuerte” del turismo?


* Edu William es co-fundador deTourism Revolution Ecosystem