Infraestructuras ineficientes

Infraestructuras ineficientes

La semana pasada en una entrevista, la periodista Pepa Bueno preguntó al ministro Soria sobre Eurovegas y los cambios legislativos que se iban a provocar a demanda de Mr. Adelson para conseguir su instalación en Madrid. Hace unos meses el conseller Santi Vila contesto a una pregunta similar realizada en una emisora de Barcelona sobre los cambios legislativos que se iban a producir en Catalunya para conseguir promover la construcción de Barcelona World en Tarragona.

Las respuestas fueron tan similares como las preguntas: “Hay que conseguir el proyecto para captar hacia el mercado español (Madrid o Tarragona) grandes congresos que en este momento no se producen”. El ministro, además, contestó que no era posible albergar en este momento en España congresos de “cinco mil, seis o siete mil congresistas”. Ambas respuestas demostraban el desconocimiento de la realidad.
     
 
Hoy en día en España existen como mínimo 54 Palacios de Congresos absolutamente infrautilizados
 
Concretamente, en Barcelona existe un Palacio de Congresos de iniciativa pública, gestionado por una empresa privada, que está habilitado desde 2004 para un volumen superior a los 20.000 congresistas. Y que, por cierto, funciona muy bien. Además en el caso de Barcelona su liderazgo mundial en el llamado Turismo de Reuniones es indiscutible. Sobre todo, desde que en 1984 el Patronato Municipal de Turismo creó el primer “Convention Bureau” de España.

Pero Barcelona tiene otra infraestructura de Palacio Congresual con un aforo de 5.000 congresistas desde principios de los 2000. Se trata del Palau de Congresos de Catalunya, en el complejo del Hotel Juan Carlos I, que todavía hoy continua en plena actividad. Pero antes de la creación de dicho Palacio, de iniciativa privada, ya se habían celebrado en Barcelona Congresos de más de 24.000 personas, celebrando sus sesiones en diferentes espacios de la ciudad como cines y teatros e incluso en plazas públicas al aire libre como fue un Congreso de Arquitectura en los 90.

Lo que determina la celebración de un Congreso es en muchas ocasiones aquellas experiencias que ofrece la ciudad sede y no solamente las instalaciones congresuales creadas ad hoc. Hoy en día en España existen como mínimo 54 Palacios de Congresos absolutamente infrautilizados que gravan considerablemente los presupuestos de los Ayuntamientos y que no tienen la más mínima utilidad. Según los cánones, un Palacio de Congresos para conseguir unos ingresos que lo hagan sostenible requiere una ocupación mínima de 140 días al año. Y estos 54 palacios no cumplen este requisito de ocupación.
     
 
El turismo de reuniones, siendo importante, supone sólo el 1,3% de lo que aporta el sector a nuestro PIB
 
La decisión de instalar Eurovegas en Madrid y Barcelona World en Tarragona se debe seguramente a unas razones más espúreas que la captación de congresos y reuniones para el mercado turístico de nuestro país. Cada uno es dueño de sus decisiones y los poderes públicos pueden tener razones porque como decía Pascal, “el corazón tiene razones que la razón no comprende”. Pero argumentar con datos inciertos decisiones del “corazón” no es la mejor manera de justificar cambios legislativos que no se adecuan a la realidad social que hoy requiere nuestra sociedad.

Si la semana pasada me refería a las infraestructuras innecesarias e ineficientes de nuestra red de aeropuertos, hoy puede decirse lo mismo de nuestros Palacios de Congresos. Y todo eso teniendo en cuenta que el turismo de reuniones, siendo importante, supone sólo el 1,3% de lo que aporta el turismo a nuestro PIB.