Las perspectivas del turismo en Madrid y Barcelona

Las perspectivas del turismo en Madrid y Barcelona

Vicente Romero

30/06/2015 - 14:30h

Vicente Romero

Nunca me he pronunciado sobre política porque considero que como presidente de la Asociación Nacional Española de Directores y Directivos de Hotel (AEDH) no debía hacerlo y no lo haré. Pero estamos entrando en una situación delicada que puede poner en riesgo muchos puestos de trabajo, comenzando por los más necesitados: camareros, camareras, cocineros… En definitiva, todo el sector de hostelería.

Madrid es una ciudad que atrae por su encanto, como centro económico y de servicios, con un inmenso patrimonio cultural y una amplia oferta de establecimientos hoteleros.  Su diversidad cultural es tan amplia: la Plaza Mayor, la Gran Vía, el Museo del Prado, la Puerta de Alcalá y el Mercado de San Miguel la convierten en una de las mejores capitales de Europa y del mundo.

Barcelona, desde las Juegos Olímpicos de 1992, ha conseguido ser un referente mundial como destino turístico. ¿Sus monumentos? La Sagrada Familia, las Ramblas, el Paseo de Gracia, la Boquería y una lista interminable de atractivos por los que vale la pena viajar y conocerla.

Nos ha costado mucho esfuerzo conseguir en estos últimos 20 años que España se sitúe como tercer destino turístico en el mundo. En este caso, Madrid y Barcelona, con sus esfuerzos, han logrado unas instalaciones hoteleras de las mejores de Europa. Son lugares reconocidos en todo el planeta por su cultura, sus gentes, su seguridad, sus encantos tan diversos y cultura tan reconocida.

En estos días que estrenamos nuevas alcaldías en las dos ciudades, han generado ya preocupación en nuestro sector. Entender la realidad de la situación es responsabilidad de los nuevos equipos, y sus decisiones pueden afectar a muchas familias que viven de la restauración y negocios indirectos en las dos capitales. Si se daña la imagen conseguida tanto en Madrid como en Barcelona, que ha costado muchos años, puede hacer perderlo todo en menos de cuatro años.

Con todo mi respeto y comprensión hacia los afectados. Por si ustedes no lo saben, un turista quiere buenos servicios, seguridad en las calles y limpieza. No vienen a ver desgracias ajenas como la pobreza, los indigentes y los top mantas. Vienen a ver las Ramblas, la Sagrada Familia, la Puerta del Sol, la Plaza Mayor y el Museo del Prado.

Señores responsables, no le hagan daño al turismo de este país, por favor. Al turismo hay que mimarlo, hay que cuidar que no se constipe. Si enferma todos nos sentiremos mal. Siempre hemos revindicado que esta industria tenía que estar controlada por profesionales del sector, que son los doctores que saben evaluar el nivel de enfermedad para tratarlo correctamente. El turismo debe estar incluido en vuestras agendas, ¿acaso no es la economía que mueve el mundo?

Es evidente que a todos nos preocupan los desahucios, los indigentes y la cantidad de personas que lo están pasando mal, pero para ayudarles faciliten ustedes poder crear puestos de trabajo en hostelería y faciliten que vengan más turistas. No me asusten los que ya tenemos. ¿Se han parado a pensar que sería de Barcelona y Madrid con un 50% menos de turistas?