Las vicisitudes de Aena

Las vicisitudes de Aena

Parece ser que Aena tiene problemas. Su problema principal dicen que es la deuda acumulada. En 2011 era de 11.765 millones de euros. En dos años ha pasado a ser de 14.000, según explicaba hace dos días la ministra Ana Pastor. Esa deuda crea graves problemas a la viabilidad de la empresa.

Comentaba con un amigo mío el problema de la deuda de los equipos de futbol, y en mi ingenuidad le decía que su equipo no tenia una gran deuda y por lo tanto no debía preocuparle. El era periquito y yo soy culé. Le comenté que la deuda del Español de unos miles de millones (en pesetas) era “pecata minuta” comparada con las decenas de miles de la deuda del Barça o Real Madrid. Me miró con cara misericorde por mis pocas luces económicas y me contestó: “Para los periquitos esa deuda es impagable, para el Barça esa deuda es “pecata minuta”. "Todo depende de los ingresos que seas capaz de generar”. Tenía toda la razón. Y esa es la situación de Aena.
 
 
Existen aeropuertos donde el número de trabajadores excede el de pasajeros
 
Su problema no es la deuda. Su problema es que en dos años escasos se ha incrementado en 3.000 millones y se han reducido sus ingresos por falta de tráfico sobre todo en el aeropuerto de Madrid. Alguien deberá explicarnos algún día por qué Iberia ha abandonado totalmente el aeropuerto de Barcelona, que justamente está en un ciclo ascendente o qué tipos de acuerdos han llevado a la desaparición de Iberia en manos de British Airways por una parte y de Vueling por otra. Y aunque es cierto el descenso del turismo internacional en Madrid, fruto de la nefasta promoción que ha desarrollado tanto a nivel local, como autonómico.

Éste no es el único problema de la situación de Aena. Como tampoco será la solución negociar con una línea low cost, que según nos anunció también la ministra, es uno de los inventos de Fomento para incrementar el tráfico turístico.
 
 
La proliferación de infraestructuras innecesarias no favorece el turismo
 
Aena tiene un problema que es la proliferación en los últimos años de un número de aeropuertos inoperantes. Todos nos “reímos” del aeropuerto de Castellón, pero la lista de los aeropuertos risibles se puede incrementar porque un sistema adecuado de transporte debería llevarnos al cierre inmediato de aeropuertos en toda España. De los 49 Aeropuertos operados por Aena como mínimo diez están por debajo de los mínimos requeridos. Existen aeropuertos donde el número de trabajadores excede el de pasajeros anuales calculando trabajador/día. Dicho en otras palabras: llevar esos pasajeros en avión hasta ese aeropuerto es más caro que llevarlos desde un aeropuerto a 150 kilómetros de su destino y desde allí en coche con chófer hasta su destino final.

Por poner otro ejemplo: ¿cómo puede ser que una comunidad autónoma de 30.000 Kilómetros cuadrados tenga tres aeropuertos? Ese es el problema de Aena. Y esa proliferación de infraestructuras innecesarias no favorece el turismo, sino que encarece diariamente nuestra deuda.