¿Neuromárketing en el turismo?

¿Neuromárketing en el turismo?

Sandra Canudas
En nuestras acciones diarias hay un sinfín de pistas fundamentales que nos ayudan a concluir investigaciones sociales. Dentro de las técnicas de investigación cualitativas el Focus group es una de las más utilizadas. En ella, se escudriña a través de los comentarios de un grupo nada elegido al azar y se descubre la percepción que se tiene de un producto o servicio existente o de futuro lanzamiento.

Es muy utilizada en temas de turismo
por aquellas instituciones que quieren promocionar marcas en el extranjero con el propósito de captar turistas/clientes potenciales (público interesante por ser posible elector del destino objeto de estudio).

En este caso, se trata de averiguar el posicionamiento estratégico de la marca y preguntarse: ¿Porqué puede volverse atractiva y diferenciarse de su competencia?¿Cuáles han sido los ejes que pueden hacer de esa prestación del servicio/producto un distintivo de buena calidad? Un ejemplo sería el Focus Group utilizado en la marca “España” y cómo se averiguaron los valores de lo que se pudiera llamar el “Carácter Español”.

Dentro de las investigaciones cualitativas mi favorita es la entrevista etnográfica. Una situación presencial cara a cara, donde la participación representa un esfuerzo de reinventar enunciados que comporten nuevos cuestionamientos y que sirven o deberían servir para captar datos objetivos y sin interferencias externas. Así es como las preguntas acaban siendo nuevas pistas que llevan a plantear las siguientes cuestiones, consiguiéndose al final una interpretación y unas respuestas.

Para desgracia de los profesionales que estamos en el márketing y que siempre tenemos que hacer un esfuerzo para conseguir la eficacia de las marcas y acertar con las tendencias del entretenimiento, éstas técnicas ¡ya están obsoletas!

Las “neuronas espejo”

Ahora, la especialización para conseguir el éxito en la implementación de los nuevos productos pasa por conocer al detalle nuestros cerebros y como los sentidos inciden directamente en las emociones almacenadas en la memoria.

El neuromárketing y el método de las “neuronas espejo” consiste en reproducir conductas sintiéndose identificado con esa repetición y, por lo tanto, viendo un hecho externo y a la vez, ser capaces de realizarlo en nuestro propio cerebro…Es esa “empatía” ¡la que ayudará en nuestras futuras ventas!

Son las respuestas cerebrales de atención, memoria retentiva y compromiso emocional las claves para el nuevo márketing, y solamente los que estén interesados en la actitud del subconsciente y su medición ¡perdurarán!

Sandra Canudas es consultora en turismo-género y márketing de rol