Sector turístico: cuando los elementos se ponen en contra

Sector turístico: cuando los elementos se ponen en contra

Carlos Díaz Güell

05/06/2013 - 21:38h

Carlos Díaz Güell
Cuando parecía que el sector turístico español iba a tener un buen año, a la vista de las primeras referencias del segundo trimestre, los pronósticos de meteorólogos franceses apuntando a que vamos a tener el verano más frío y húmedo desde 1816, ha llevado la zozobra al negocio turístico que temen un retraimiento de las previsiones.

Aunque la posibilidad de que persista una anomalía fría durante los tres meses de verano (junio, julio y agosto), combinada con una precipitación más alta de lo habitual, se sitúa en un 70%, para toda la región mediterránea, el alarmismo de alguna prensa titulando que “Meteorólogos franceses pronostican un año sin verano” preocupa a las agencias de viaje que temen posibles anulaciones y desvío hacia otros destinos.

Durante abril, 4,6 millones de turistas visitaron España, lo que eleva por encima de 14 millones las visitas en el período enero-abril. La cifra más alta de los últimos cinco años y el 2,5% superior a la alcanzada en el mismo periodo de 2012.

Pese a lo positivo de las cifras globales, afectadas por la celebración de la Semana Santa en abril de 2012, los datos ajustados indican que la ocupación ha caído un 8% hasta 45,7% y que el ingreso por habitación disponible cae un 8% hasta 33,7%.

Tomando como referencia marzo-abril (permite neutralizar el efecto Semana Santa), el descenso de las pernoctaciones es del 2,4%, respecto al mismo bimestre de 2012. En dicho periodo, las pernoctaciones de los nacionales experimentaron una disminución del 8,4%, mientras que las de los no residentes aumentaron un 2,3%, en línea con el buen dato de entradas de turistas, procedentes básicamente de Gran Bretaña y países nórdicos.

A destacar que el mercado ruso volvió a despuntar en abril con un notable crecimiento del 45,4%.

Post-it

RevPAR: Abreviatura del inglés de Revenue Per Available Room --ingreso por habitación disponible-- es el más importante medidor utilizado en la industria hotelera para valorar el rendimiento financiero de un establecimiento o una cadena.