Panamá capta a los europeos

Panamá capta a los europeos

El país caribeño espera un incremento del 15% de visitantes extranjeros para esta temporada

G. Trindade

24/05/2012 - 21:00h

El canal de Panamà
El turismo de negocios se le ha quedado pequeño a Panamá. El país latinoamericano intenta situarse como un destino igual de atractivo que el resto de países caribeños para los visitantes que buscan descanso en paisajes de ensueño y no sólo como centro de interés empresarial (el 40% de su facturación turística obedece a ello).

Por eso, este verano, el Gobierno latinoamericano ha puesto el punto de mira en el mercado europeo y, en especial, en el turista español. El año pasado, Panamá recibió dos millones de visitantes internacionales, de los que 130.000 fueron europeos (supuso un incremento del 9,9% respecto al 2010), por lo que queda mucho mercado por crecer. Para este año, se espera un incremento del 15%.

Pese a que cada año viajan más turistas procedentes de España, su peso en el sector aún es poco importante. En número de visitantes se sitúa como el decimoquinto país en orden de importancia --el año pasado tan sólo fueron 30.000--, muy alejado de las primeras naciones de la lista: Estados Unidos, Colombia o Ecuador.

Peso en el sector inmobiliario

El sector es muy importante para Panamá. En 2011, representó el 10,4% del PIB del país (generó unos ingresos de 2.000 millones de euros). Aunque, de hecho, es más. El turismo está muy ligado al crecimiento inmobiliario del país ya que desde hace cuatro años seguidos se dobla el número de plazas hoteleras.

Actualmente, se estima que en los próximos años se abrirán un total de 51 hoteles, alcanzando las 24.000 habitaciones en Ciudad de Panamá (capital del país) y 2.500 habitaciones en las playas del pacífico. "El crecimiento inmobiliario es potente pero no afecta las entidades financieras. Los bancos ofrecen créditos pero no hacen locuras", explica el vice ministro de Panamá, Ernesto Orillac.

Infraestructuras


Otro ejemplo de la importancia del turismo en su economía es la fuerte inversión del Gobierno en infraestructuras relacionadas con el transporte y la movilidad. Para los próximos años, se invertirán 12.000 millones de euros en un país de 78.200 kilómetros cuadrados y 3,5 millones de habitantes.