A350 XWB: Así es el Airbus que combate el jetlag

A350 XWB: Así es el Airbus que combate el jetlag

Con nuevos sistemas se mejora la calidad del sueño y se reduce el cansancio

Sonsoles Vázquez

06/01/2016 - 22:31h

Interior de la clase Business de un A350 de Finnair

En el benjamín de sus aviones, que ante todo destaca por consumir menos carburante, Airbus ha instalado, además, numerosas innovaciones tecnológicas para combatir los desagradables efectos producidos por el cambio horario en los vuelos intercontinentales.

En primer lugar, la instalación de luz a bordo ha sido concebida para cumplir esta misión, para conseguir que el cuerpo humano se vea menos sometido a los cambios brutales y no naturales de la luminosidad cuando se viaja. Para ello, ha recurrido a ampollas Led que intervienen en el sistema del sueño/despertar del organismo al recrear la luz del anochecer y amanecer en el momento más oportuno.

Instalación de luz

Su objetivo es incitar al cuerpo humano a producir más o menos melatonina, la hormona responsable del ciclo del sueño. Los viajeros frecuentes lo saben bien y jamás se suben a un avión intercontinental sin llevar consigo pastillas de esta sustancia. En el A350 se benefician además de esta ayuda suplementaria para sincronizarse más fácilmente con la hora local de la ciudad a la que llegan.

Estas ampollas Led pueden reproducir hasta 16,7 millones de combinaciones diferentes de colores, que se pueden establecer para cualquier longitud de vuelo o cambio de usos horarios, teniendo en cuenta si el vuelo es de ida o vuelta entre Estados Unidos, Asia y Europa.

Aire menos seco

Otra de las innovaciones de Airbus en este avión ha sido la menor presurización de la cabina, lo que hace que el aire sea menos seco. Diversas investigaciones han demostrado que la diferente presión en un avión, y la consecuente falta de humedad del aire, influyen de manera nefasta en el sueño de los pasajeros.

Por este motivo, el A350 ha sido construido en un 53% en fibra de carbono, lo que le hace más ligero que otros aviones. Así, no sólo consume menos carburante, sino que al ser menos propenso a la corrosión que el aluminio permite aumentar la humedad del aire en el interior de la cabina. Asimismo, su sistema de filtrado de aire se renueva cada tres minutos, lo que en cierta medida también ayuda a mejorar la calidad del sueño.

Airbus ha invertido 15.000 millones de dólares en el desarrollo de este nuevo aparato, que ya forma parte de la flota de Qatar Airways y Finnair. Para los expertos, estas innovaciones no acaban con el jetlag, pero ayudan a mitigar sus efectos.

También contribuyen a este respecto otras novedades incorporadas por Alain De Zotti, el ingeniero jefe del A350 XWB, como un fuselaje más ancho --lo que hace que los asientos sean también un poco más anchos, incluso en Clase Económica-- o el diseño de las alas, más parecidas a las de un pájaro, que reducen el ruido de los motores en el interior de la cabina.