ADIF devuelve la pelota al juez

ADIF devuelve la pelota al juez

El administrador ferroviario desconoce quiénes serán los imputados por la tragedia de Santiago y elabora un perfil de las personas “que mejor se adaptan” a los requerimientos de Aláez

Julio Gómez-Pomar, presidente de Renfe, y Gonzalo Ferre, presidente de ADIF, en su comparecencia en el Congreso | EFE
La investigación sobre la tragedia ferroviaria de Santiago, que dejó un saldo de 79 muertos y 150 heridos, dio un vuelco monumental cuando el juez Luis Aláez hizo publico un auto por el que imputa a los responsables de seguridad del tramo que une las estaciones de Ourense y Compostela debido a la supuesta “omisión de medidas preventivas de naturaleza vial”. El magistrado dejaba en manos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) la identificación de estas personas. Sin embargo, parece que señalar a los imputados no será tarea sencilla, a tenor de las declaraciones que se hacen desde el ente que preside Gonzalo Ferre.

El administrador ferroviario asegura desconocer cuándo podrá detallar al juez el nombre de los responsables de seguridad del tramo señalado. Va más allá e incluso devuelve la pelota. Debe ser Aláez el que señale a los imputados en base a la documentación requerida y a los perfiles que remitan los servicios jurídicos de ADIF.

Los perfiles "que más se ajustan"


De momento, no existe ni siquiera una fecha marcada para el envío de toda la información que solicita el titular del juzgado de instrucción número 3 de Santiago. “Hay un equipo muy amplio trabajando para responder a las peticiones del juez a la máxima brevedad posible”, concluyen fuentes oficiales de ADIF.

Preguntados sobre el número final de imputados, desde el organismo público guardan silencio. “De momento se están realizando los perfiles de las personas que mejor se adaptan a lo requerido, algo que los servicios jurídicos enviarán al juez junto a otros documentos bajo secreto”, explican.

Un auto claro

A pesar de los problemas que parece tener ADIF para señalar a los responsables de la seguridad vial en el tramo marcado, el auto Luis Aláez parece meridiano al respecto.

A lo largo de 11 páginas, el juez reflexiona sobre por qué amplía la búsqueda de responsabilidades hacía los jefes del maquinista Francisco José Garzón, hasta ahora, el único imputado por el siniestro.

Omisión de cautelas

Aláez investigará la señalización del tramo en el que se produjo el siniestro, que considera insuficiente. “Ha existido una omisión de cautelas elementales”, recoge en el auto.

Considera que el trazado de la curva de A Grandeira (donde se produjo el descarrilamiento) “es sumamente comprometido para la circulación de trenes y que el bien jurídico a proteger es la vida y la integridad de las personas”.

Los sindicatos aplauden al juez


El auto del juez discutido por ADIF, que no lo encuentra "suficientemente claro", ha sido aplaudido por los sindicatos ferroviarios, que sostuvieron desde un principio que la responsabilidad única del siniestro no podía recaer sobre el maquinista.

“Confiamos en la objetividad del juez que con su auto viene a reafirmar lo que nosotros defendemos desde un inicio, que no hay un único responsable”, asegura Ángel Peña, el secretario de salud laboral del Sindicato Español de Maquinistas y Ayudantes Ferroviarios (Semaf).

Críticas de una diputada del PP

Lo cierto es que el giro de la investigación ha colocado en el ojo del huracán a ADIF y Renfe, aún a pesar de que sus respectivos presidentes delegaron su responsabilidad en el accidente en la comparecencia en el Congreso que tuvieron a principios de mes. En ella, Ferre explicó que el tramo siniestrado carecía de la seguridad más avanzada porque “restaba ventajas al servicio”.

Si bien varios han sido los partidos de la oposición al Gobierno que han cargado contra ADIF y Renfe, especialmente resonantes han sido las críticas de la diputada popular en la Asamblea de Madrid Cristina Gómez-Limón, que resultó herida en el accidente.

Gómez-Limón ha explicado que, aunque el conductor del Alvia que descarriló a apenas cuatro kilómetros de Santiago el pasado 24 de julio pueda tener "su parte de responsabilidad" no se trata del único responsable. Señala directamente a los presidentes de Renfe y Adif como "máximos responsables de todos los errores que se cometan en sus compañías, no a nivel penal, pero sí por responsabilidad civil".