Aerolíneas Argentinas cancela sus vuelos internacionales por la protesta de sus trabajadores

Aerolíneas Argentinas cancela sus vuelos internacionales por la protesta de sus trabajadores

El secretario deTransporte argentino culpa a la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA) de “paros encubiertos”

REDACCIÓN

13/11/2011 - 18:24h

Boeing 747-475 de Aerolíneas Argentinas
Aerolíneas Argentinas se ha visto envuelta en una nueva polémica este fin de semana, al suspender todos sus vuelos internacionales que parten desde el aeropuerto de Ezeiza, el principal de Argentina, por una protesta del sindicato del personal técnico aeronáutico.

“Todos los vuelos internacionales de Aerolíneas Argentinas de hoy y mañana (en referencia a los días 13 y 14 de noviembre) han sido suspendidos”, según confirmó el secretario de Transporte argentino, Juan Pablo Schiavi, en declaraciones al canal de noticias C5N, de Buenos Aires.

El funcionario culpó de las cancelaciones a la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), que realiza “paros encubiertos” en una medida “rayana con el sabotaje”, señala Schiavi. Además, recordó que por estas medidas el Ministerio de Trabajo dictó el pasado viernes una conciliación obligatoria que el sindicato desoyó.

Según Schiavi, ya se han visto afectados unos 600 pasajeros por las cancelaciones que no pueden acudir a ningún sitio, ya que no hay personal de ventanilla, ni de información, ni de tierra que los ayude. Es decir, no se han tomado medidas especiales por este conflicto.

En este sentido, el presidente de Aerolíneas Argentinas, Mariano Recalde, dijo que las suspensiones de vuelos se extenderán hasta el lunes próximo.

En las últimas semanas, tanto el sindicato de los técnicos como el de los pilotos de la compañía han realizado fuertes críticas a la gestión de Recalde, un hombre cercano a la presidenta argentina, Cristina Fernández.

Aerolíneas Argentinas está bajo gestión estatal desde 2008, cuando, en medio de una severa crisis financiera de la línea aérea de bandera, el Gobierno argentino resolvió iniciar un juicio de expropiación de la empresa controlada por el grupo español Marsans, un proceso judicial que aún sigue abierto.