El faraónico aeropuerto de Turquía abre sus puertas

Cuando termine su construcción, el aeropuerto habrá costado 10.000 millones de euros. EFE/ Erdem Sahin.

El faraónico aeropuerto de Turquía abre sus puertas

Pese a los retrasos y los problemas financieros, el presidente del país inauguró el aeropuerto que pretende ser el más grande del mundo

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, inauguró el nuevo aeropuerto de Estambul, una megainfraestructura que pretende contar en diez años con el mayor volumen de pasajeros del mundo y convertir al país en un actor global.

“Estambul no es sólo nuestra ciudad más grande, sino también nuestra marca más apreciada”, explicó el presidente durante una grandilocuente ceremonia de inauguración que fue transmitida por televisión.

El político islamista afirmó que esta infraestructura, que enfrentó a lo largo de su construcción problemas financieros, retrasos y huelgas por parte de los trabajadores, será un modelo “de arquitectura, construcción, gestión y financiación” para todo el mundo.

El vuelo inaugural entre Estambul y Ankara tendrá lugar mañana, miércoles 31 de octubre, y el 8 de noviembre tendrá lugar la primera conexión internacional 

Nuevo aeropuerto de Estambul

El Aeropuerto de Estambul, que tiene como código internacional ISL, comenzará a operar a partir de la semana próxima, sustituyendo paulatinamente al aeródromo de Atatürk, el actualmente el principal de Estambul y de Turquía y quinto de Europa por volumen de pasajeros.

El vuelo inaugural será mañana miércoles 31, con destino a Ankara, la capital del país. Al día siguiente se podrá volar a la república turca del Norte de Chipre, una entidad en el norte de la isla sólo reconocida por Turquía, y el 8 de noviembre tendrá lugar la primera conexión internacional, en este caso con destino en Azerbaiyán.

A final de año, se espera que alrededor de 2.000 aviones pasen diariamente por el nuevo aeropuerto de Estambul, operados por 250 compañías y con enlaces a 350 destinos

A final de año, se espera que alrededor de 2.000 aviones pasen diariamente por Estambul, operados por 250 compañías y con enlaces a 350 destinos, según informaron los medios turcos.

El nuevo aeropuerto seguirá ampliándose y aspira a acoger a 90 millones de pasajeros en 2019 y 150 en 2023. La perspectiva es que en 2028 sus seis pistas de aterrizaje independientes y su capacidad de albergar 500 aviones le permitan gestionar 200 millones de pasajeros cada año.

Si esos planes se cumplen, Estambul casi doblará los 104 millones de pasajeros que transitaron en 2017 por el Hartsfield-Jackson Atlanta International Airport, que ostenta actualmente el récord mundial.

Si los plazos previstos se cumplen, en 2028 el de Estambul doblará el tráfico de pasajeros que actualmente tiene el mayor aeropuerto del mundo, el de Hartsfield-Jackson Atlanta, con 104 millones anuales

Una obra de 10.000 millones

El aeródromo empezó a construirse en 2016 sobre una mina de carbón y dos lagos situados en el noroeste de la parte europea de Estambul, muy cerca del mar Negro.

Ocupa unos 76 millones de metros cuadrados y, cuando todas las instalaciones estén listas, sus aparcamientos tendrán capacidad para 70.000 vehículos.

El plan del gobierno turco es que la nueva infraestructura sea el centro de un complejo empresarial y de negocios que, junto a la actividad del aeropuerto, genere una riqueza equivalente al 4,89% del PIB del país en 2025

El plan del gobierno turco es que la nueva infraestructura sea el centro de un complejo empresarial y de negocios que, junto a la actividad del aeropuerto, genere una riqueza equivalente al 4,89% del PIB del país en 2025.

Cuando esté terminado, el aeropuerto habrá costado 10.000 millones de euros.