Adiós a los A340 y freno al B777X: Lufthansa cambia de estrategia

Un avión de la flota de Lufthansa aparcado en Teruel. Foto: Lufthansa

Adiós a los A340 y freno al B777X: Lufthansa cambia de estrategia

La crisis aeronáutica lleva a Lufthansa a aparcar sus A340 en un cementerio de aviones en Teruel. Además cambiará varios B777X por nuevos aviones de carga

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

17/04/2020 - 11:06h

Lufthansa es pesimista con la vuelta a la normalidad de la industria aeronáutica, y ya planifica sus estrategias a dos años vista. Entre las acciones más importantes se encuentra la jubilación anticipada de sus A380 y parte de sus B747, el posible cambio de algunos B777X por aviones de carga, y el retiro de sus A340-600 por al menos un año y medio.

Cansado de esperar al B777X

El entusiasmo de Lufthansa por el B777X se ha enfriado. La aerolínea había sido una de las primeras en sumarse al proyecto del nuevo bimotor de Boeing y fue elegida como la compañía que marcaría el debut comercial de la nueva aeronave.

Era tal la fe que la aerolínea alemana había anunciado que presentaría su flamante clase business en el nuevo B777-9.

[Para leer más: Los A380 y B747 de Lufthansa se despiden antes de lo previsto]

Lufthansa espera recibir al B777X a inicios del 2021. Foto Lufthansa

Lufthansa espera recibir al B777X a inicios del 2021. Foto Lufthansa

Pero el proyecto del B777X se fue retrasando por diversos problemas técnicos, complicaciones con las pruebas e incidencias con los motores. Y mientras Lufthansa esperaba, otras aerolíneas como British Airways presentaban su nueva clase ejecutiva en aviones como el A350-900.

Lufthansa había elegido al B777-9 para el debut de su nueva clase business, pero los retrasos de Boeing complicaron sus planes

Los primeros vuelos de prueba del B777X renovaron la fe de sus clientes, y la nueva fecha de presentación en sociedad fue fijada para el 2021.

Cambio de prioridades

Pero llegó el coronavirus, que llevó a aerolíneas como Lufthansa a cambiar de prioridades.

Según el portal Aero.de, la compañía germana analiza reconvertir su orden de compra de 20 B777X a favor de algunos B777 adaptados para el transporte de mercancías.

Lufthansa presentó su nueva clase business en el 2017, pero los retrasos con el B777X le obligan a actualizar sus planes. Foto: Lufthansa
Los retrasos con el B777X obligaron a Lufthansa a actualizar sus planes. Foto: Lufthansa

 

El cambio tiene lógica: por un lado, los directivos de Lufthansa vaticinan que se necesitarán al menos dos años para que el sector aeronáutico de pasajeros recupere su fortaleza, razón por la que anticipa el retiro de los gigantescos cuatrimotores de su flota.

Lufthansa prefiere mejorar su red de aviones de carga antes que recibir al B777X

Por otra parte, el transporte aéreo de mercancías no ha perdido vigor. Actualmente Lufthansa opera con siete B777-F y seis MD-11. A estos últimos pensaba jubilarlos a fines de este año, pero lo más probable es que estire su vida útil una buena temporada.

La compañía tiene otros dos B777 de transporte pendientes de entrega, pero por lo que fuentes de la compañía dicen a Aero.de, necesitarán más aviones de este tipo para los próximos años.

Hasta pronto, A340-600

Lufthansa es la mayor operadora del veterano A340, con 30 aeronaves en su flota. En sus planes de reestructuración se encuentra la despedida momentánea de sus A340-600, mientras que la versión –300 volverá a operar con normalidad cuando termine la crisis.

[Para leer más: La lenta jubilación de los A340]

Los 17 A340-600 serán despachados al cementerio de aviones de Teruel. Al menos tres de ellos ya tienen su plaza reservada, y los otros 10, actualmente descansando en el aeropuerto de Fráncfort, comenzarán a ser trasladados en los próximos tres meses.

A340 600 foto Lufthansa

Unos siete 340-600 de Lufthansa no volverán de Teruel. Foto: Lufthansa

A diferencia del A380 y parte de los B747, Lufthansa tiene planes de que estos aviones vuelvan a la acción, pero no será hasta dentro de un año y medio, por lo menos.

Pero para cuando eso suceda, la flota de estos aviones será más pequeña: la compañía dejará de volar con al menos siete A340-600, que quedarán en Teruel hasta que sean desguazados o vendidos a alguna aerolínea que busca aviones de segunda mano.