Así son los aeropuertos inteligentes con que sueña García-Legaz

Dubái es una de las terminales que lideran la tendencia de los aeropuertos inteligentes.

Así son los aeropuertos inteligentes con que sueña García-Legaz

Aena apuesta por expandir los servicios comerciales de los aeropuertos, dotarlos de mejor tecnología y lograr más ingresos extra aeronáuticos

En la última junta de accionistas de Aena su presidente Jaime García-Legaz presentó un término del que apenas dio detalles: ‘smart airports’.

El término ‘smart’, como calificativo de una entidad ‘inteligente’, se aplica a coches, edificios, aeropuertos y ciudades. A grandes rasgos, se refiere a los avances tecnológicos que le permiten un mayor grado de autonomía, eficacia y sostenibilidad a cualquier artefacto o entidad.

Pero en el caso de estos aeropuertos inteligentes, también se encuentra la búsqueda de nuevas vías de ingresos para Aena.

Ciudades comerciales junto a los aviones

El futuro de los aeropuertos pasa por dejar de ser centros de intercambio de pasajeros y aviones, y convertirse en núcleos comerciales y de servicios donde, sin desdeñar su función de nudo de transporte, también sirva para realizar compras, hacer negocios o tener momentos de ocio.

Más del 27% de la facturación de Aena proviene de negocios fuera del ámbito aeronáutico

“Los aeropuertos tienen en claro que los clientes son los pasajeros y no las líneas aéreas”, dice Oscar Oliver, director general del Centro de Estudios del Transporte para el Mediterráneo Oriental.

Más ingresos extras

El objetivo económico de los aeropuertos que funcionan como ‘hubs’, dice, es que en su cuenta de resultados sean más importantes los gastos de los pasajeros que los ingresos de las compañías aéreas por sus operaciones.

En el caso de Aena, en el 2017 ha facturado 4.027 millones de euros, de los cuales 2.692 millones (66,85%) corresponden a ingresos del negocio aeronáutico. El resto se divide entre 1.060,6 del área comercial (26,92%) y 61,1 millones de los servicios inmobiliarios (1,52%). En sus cuentas, también hay 215,5 millones (5,35%) de las inversiones internacionales.

dubai proyecto
El proyecto de renovación del aeropuerto de Dubái rompe las fronteras de los actuales diseños.

Dicho de otra forma: lo que busca García-Legaz es aumentar cada vez más el porcentaje de negocios fuera del ámbito aeronáutico.

Aeropuertos inspiradores

Los espejos en los que Aena se mira son los aeropuertos de Dubái y Changi (Singapur) a nivel mundial, y los de Heathrow y Milan Malpensa a escala europea, analiza Oliver.

“Cuando entras en Dubái no te encuentras en un aeropuerto, estás en una ciudad con centros comerciales, hoteles, restaurantes de lujo y económicos, y donde puedes realizar compras, tener reuniones de negocios, divertirte, descansar y volver sin pisar la ciudad”, describe.

Mejoras tecnológicas

Los aeropuertos necesitan generar ingresos de las actividades comerciales pero para ello necesitan que los pasajeros pierdan poco tiempo en “cosas que no tienen valor añadido”, como tener que esperar largos minutos (u horas) en el proceso de facturación, control de seguridad, verificación de pasaportes y embarque.

Por ello la otra pata de los aeropuertos inteligentes es acelerar la reconversión tecnológica de las terminales, con servicios de wifi de banda ancha, aplicaciones que permitan facturar o embarcar más rápidamente (en donde también se incluyen los sistemas de reconocimiento biométrico).

Desarrollo de Barajas y El Prat

Por supuesto que esta reconversión de los aeropuertos no se puede aplicar en igual escala. Por un lado, estarán los planes de desarrollo de Madrid-Barajas y El Prat-Barcelona, y por el otro, la mejora del resto de terminales.

Barajas y El Prat recibirán más de 3.300 millones de euros en mejorar y ampliar sus instalaciones

Para los dos mayores aeropuertos de España Aena había presentado un proyecto para desarrollar 450 hectáreas, que implicará una inversión de 1.264 millones de euros.

En ellos, se esperan urbanizar los terrenos para construir hoteles, hangares, oficinas y centros de ocio, y así obtener nuevas vías de ingresos.

Inversiones necesarias

Para lograr estas metas los aeropuertos de Madrid y Barcelona recibirán inversiones por 3.345 millones de euros para ampliar sus instalaciones, lo que les permitirá gestionar el tránsito de 80 y  70 millones de pasajeros, respectivamente.

A estos planes cabe sumarles las mejoras en las comunicaciones ferroviarias de alta velocidad, como el proyecto de enlazar al aeropuerto de Girona con El Prat con el AVE, y que este servicio también conecte a Barajas con el centro de Madrid, hasta las estaciones de Chamartín y Atocha.