Aena, entre el récord de pasajeros y el negocio inmobiliario

Acceso a la Terminal 4 de Barajas. / Aena

Aena, entre el récord de pasajeros y el negocio inmobiliario

Aena bate su récord de pasajeros, en un año marcado por conflictos gremiales y la búsqueda del rédito inmobiliario en sus aeropuertos

Los aeropuertos de Aena ha alcanzado el récord de 249,2 millones de viajeros, y ha superado en un 8,2% el tráfico registrado en el 2016. Si bien el gestor prefería comunicar los resultados finales el viernes, el ministro de Fomento Íñigo de la Serna avanzó la cifra públicamente.

En la misma línea, Enaire, la empresa del Grupo Fomento encargada de la navegación aérea, gestionó el año pasado 1,99 millones de vuelos, un 6,7 % más que en 2016, lo que supone también un récord histórico.

La huelga que paralizó El Prat

La gestión de Aena ha pasado por varios sobresaltos. Su presidente José Manuel Vargas dejó el cargo en septiembre, tras no haber cumplido su objetivo de que la empresa pueda ser administrada como cualquier firma del Ibex 35. Además el intento de lanzar una opa sobre Abertis fue frenada por el Gobierno. Jaime García Legaz fue nombrado en su reemplazo.

En agosto, la huelga impulsada por un sindicato minoritario de vigilantes en El Prat causó importantes demoras en la segunda terminal más importante de España durante varios días. Las negociaciones fracasaron una y otra vez, hasta que finalmente el Gobierno tomó las riendas del conflicto, envió a la Guardia Civil a trabajar a los controles de seguridad y decidió decretar un arbitraje obligatorio que terminó por desactivar la huelga.

Vargas no logró su objetivo de que Aena fuera gestionada como una empresa del Ibex 35

En aquellos días, pese al decreto de servicios mínimos, la terminal de Barcelona vivió una situación caótica con esperas que llegaban a las dos horas. En los primeros días los pasajeros llegaban con hasta cuatro horas de anticipación, por lo que las largas filas se producían incluso en franjas horarias en que no se realizaban las huelgas.

La amenaza de un nuevo conflicto se desactivó en Madrid días antes de que la terminal de Barajas pueda también sufrir un colapso en los controles de seguridad, gracias a la suspensión decretada por la Justicia.

Para evitar un nuevo caos, la dirección de Aena decidió licitar los servicios de los controles de seguridad de sus terminales, que implicó un aumento del 79% en el presupuesto destinado a Barcelona y un 35% el de Madrid. En total, se invertirán 370,3 millones de euros.

¿Aeropuertos o centros comerciales?

Otro frente de conflicto que Aena no ha terminado de resolver es la concesión de espacios para los comercios gastronómicos. Aena pretende aumentar los actuales lotes gastronómicos en los aeropuertos, lo que a juicio de los sindicatos produciría situaciones de despido, precariedad y reducciones de jornadas, porque los bares y restaurantes tendrían que ajustarse para poder hacer frente a una mayor competencia.

CCOO y UGT han realizado huelgas parciales en los pasados 22, 23, 29 y 30 de diciembre, y han convocado medidas de fuerza similares en los servicios de hostelería en Barajas para los días 17 y 21 de enero, 8 y 9 de febrero, 23 y 26 de marzo y 27 y 30 de abril.

Los sindicatos protestan por la intención de Aena de dividir los lotes gastronómicos

Según CCOO y UGT “no ha sido posible” negociar con Aena “por el afán recaudatorio disfrazado en la defensa del interés de los usuarios”.

Negocios inmobiliarios

El afán de maximizar los rendimientos económicos ha llevado a la dirección de Aena a comercializar más de 2.000 hectáreas de la compañía para edificar hoteles, centros comerciales y oficinas.

La intención es aprovechar el resurgimiento del mercado inmobiliario para obtener importantes ganancias con la venta de suelo, que en su mayor parte están sin edificar.

De las propuestas que presentará Aena, más de la mitad pertenecen a terrenos que rodean a las terminales de El Prat y Barajas. En la primera se han señalado 336 hectáreas que podrían tener el cartel de “se vende”, mientras que en Madrid se llegan a 921 hectáreas, de las que 573 podrían albergar nuevos edificios.

Las terminales de Tenerife Sur, Jerez y Sevilla son otras que tienen terrenos disponibles a los que Aena piensa sacar al mercado en breve.