Las aerolíneas alertan del colapso de los cielos

Las aerolíneas señalan a las huelgas de los controladores -sobre todo de Francia- como responsables de gran parte de los retrasos.

Las aerolíneas alertan del colapso de los cielos

España tuvo un verano récord en operaciones y pasajeros, pero se está llegando a un punto de saturación en el espacio aéreo

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

19/09/2018 - 18:45h

El verano que está llegando a su fin fue el mejor de la historia para las aerolíneas españolas, indicó la patronal del sector ALA (Asociación de Líneas Aéreas). Entre abril y agosto el movimiento de pasajeros creció hasta los 128 millones de pasajeros, un 4,1% más respecto a 2017.

Madrid gana a Barcelona

Durante el verano, la distancia en el volumen de pasajeros entre Madrid y Barcelona se acortó considerablemente, teniendo en cuenta el tirón que tiene la capital catalana con la temporada estival.

Por el aeropuerto Adolfo Suárez pasaron 25,9 millones de pasajeros, y por El Prat 23,9 millones. Lo que llama la atención es la diferencia en el aumento entre uno y otro: mientras que en la terminal madrileña subieron el 8,2%, en Barcelona se ralentizó hasta un 3,9% de incremento.

Durante el verano se llegó al récord de 128 millones de pasajeros en los aeropuertos españoles

Pero este viento a favor del tráfico aéreo choca con el cuello de botella que afrontan las compañías: los retrasos cada vez mayores en los vuelos españoles se deben a que la congestión del espacio aéreo “no es tolerable”, dijo Javier Gándara, presidente de la asociación.

Los retrasos se multiplican

En los últimos 12 meses los retrasos aumentaron el 60,5%. De ellos, ocho de cada diez se producen en la fase de ruta y los otros dos en la terminal.

Según Gándara, la situación geográfica de España hace que tenga una mayor vulnerabilidad por el aumento de la congestión aérea. Es como la metáfora de la mariposa de Hong Kong que causa un temporal en Nueva York: “Cualquier alteración operativa en el centro de Europa provoca de forma inevitable que los vuelos hacia y desde España se vean afectados”, apuntó

La repercusión de las huelgas en Francia

Un ejemplo es el daño colateral que tuvieron las aerolíneas españolas por las huelgas de controladores franceses, sobre todo de Marsella. En mayo, el conflicto de estos trabajadores llevó a que las demoras se disparen un 180%. Y de los 29 paros realizados en el primer trimestre del año, 22 tuvieron como protagonistas a los centros de Francia.

Crece el tráfico aéreo, pero en paralelo se multiplican los retrasos en las operaciones

Precisamente, ALA puntualizó que en los aeropuertos españoles, el 25% de las demoras fue por incidencias en terminales gestionadas por Enaire. El 75% fueron por problemas en aeropuertos de otros países.

Tampoco hay que olvidar a los incidentes climatológicos, donde el más afectado fue el aeropuerto de Palma, indicó ALA en su informe. De hecho, “el número de retrasos de tráfico aéreo en ruta en lo que va de año por climatología adversa ha aumentado un 123%”, precisó el titular de la organización.

Mesa multisectorial

¿Cómo resolver el dilema de la expansión de las operaciones y los problemas derivados? El titular de ALA propone crear una “mesa de trabajo de alto nivel del transporte aéreo para abordar los problemas de la industria en España”.

Esta mesa estaría tutelada por el Ministerio de Fomento y contaría con la participación de Enaire, Aesa, Aena y la Dirección General de Aviación Civil (DGAC), así como las asociaciones de aerolíneas.

Una de las ideas que barajan las aerolíneas es crear un espacio de cielo único europeo, que permitirá resolver rápidamente problemas causados por los retrasos, y frenar sus consecuencias.

Por ejemplo, una de las propuestas que suelen barajar los directivos de las compañías aéreas es que los centros de control de otros países tengan autoridad para tomar el mando de un punto que se encuentra en huelga, para no bloquear el espacio aéreo y las operaciones en caso de una protesta laboral.