Aerolíneas Argentinas deja de volar a Barcelona

Aerolíneas Argentinas deja Barcelona y sólo mantiene la ruta diaria a Madrid.

Aerolíneas Argentinas deja de volar a Barcelona

La empresa había reducido sus frecuencias a la capital catalana a tres semanales

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

29/11/2017 - 08:56h

Aerolíneas Argentinas tira la toalla y dejará de volar a Barcelona. A partir del 1 de febrero la empresa sudamericana sólo mantendrá sus conexiones con Madrid, y su ruta será ocupada, previsiblemente, por la low cost Norwegian.

El gobierno argumentó que la ruta se levanta por “razones comerciales ligadas a la estrategia de rentabilidad y optimización de recursos”, una forma elíptica de decir que la ruta no era rentable.

Hasta hace pocas semanas Aerolíneas tenía cinco frecuencias semanales entre Buenos Aires y Barcelona, pero luego su dirección decidió rebajarlas a tres. La razón fue, argumentaron, que los conflictos gremiales con pilotos y tripulantes obligó a replantear la operatividad.

En este caso, la empresa comunicó a sus empleados que el levantamiento también obedecía a los problemas laborales con sus empleados, lo que fue calificado como “mentiras” por sus trabajadores, indicaron a Cerodosbé.

Una ruta con resultados ‘débiles’

"Venimos siguiendo el desempeño de todas las rutas de manera minuciosa y esta es la ruta internacional con resultados más débiles, al no contar con una frecuencia diaria. Adicionalmente, los quites de colaboración agravaron la situación y contribuyeron a la decisión", sostuvo Mario Dell´Acqua, presidente del Grupo Aerolíneas.

Tras el levantamiento de Barcelona, el gobierno argentino analiza dejar de volar a Nueva York y Roma

La aerolínea conectará a Buenos Aires con Madrid a través de siete frecuencias semanales, y para llegar a Barcelona propone enlazar con algunas de las líneas que son socias de la alianza Sky Team, como Air Europa.

Tras el cierre de Barcelona, el gobierno argentino, en plena tarea de ajuste de su administración tras la crisis financiera dejada por el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, analiza levantar las rutas a Nueva York y Roma. Una vez más, la responsabilidad recae en los sindicatos: “El daño que generaron los pilotos internacionales es irreversible y afecta en el mediano y largo plazo a la empresa” afirmó el ministro de Transportes de Argentina Guillermo Dietrich.