Aeroméxico se encapricha y suspende la ruta a Barcelona

Aeroméxico suspende la ruta a Barcelona en protesta por los planes de Emirates.

Aeroméxico se encapricha y suspende la ruta a Barcelona

Aeroméxico suspende la ruta con Barcelona en protesta por la conexión que iba a ofrecer Emirates, pese a que el gobierno de ese país anunció su veto

Aeroméxico redobla la presión sobre el gobierno de su país para prohibir que Emirates pueda volar entre Barcelona y la Ciudad de México. La aerolínea americana anunció que suspende “indefinidamente” la ruta a la capital catalana, que iba a operar a partir del 1 de noviembre.

Emirates esperaba que el gobierno de Enrique Peña Nieto le otorgue la ‘quinta libertad’, el permiso necesario para operar entre México y Barcelona, punto de escala hacia Dubái.

Por parte del gobierno español, ya había dado luz verde a que la aerolínea oriental pueda volar esa ruta.

El gobierno mexicano anuncia el veto

Aeroméxico había anunciado, poco después de conocerse los planes de Emirates, que volvería a volar a Barcelona con cuatro frecuencias semanales, ruta que había abandonado en 2012 por falta de rentabilidad económica.

El gobierno mexicano anunció que vetaría la ruta de Emirates entre ese país y Barcelona, pero para Aeroméxico no es suficiente

La presión sobre los planes de Emirates llevó al director del Consejo de Promoción Turística de Quintana Roo, Darío Flota, a anunciar que el gobierno mexicano vetaría el permiso para la aerolínea del Golfo.

Aeroméxico redobla la presión

Pero para Aeroméxico no es suficiente, y anunció que suspende las operaciones programadas como protesta a que la aerolínea “goza de subsidios y facilidades por parte de su gobierno”, lo que considera como una competencia desleal frente a las demás compañías aéreas.

Detrás de la decisión de Aeroméxico se adivina la mano de Delta, mayor accionista de la aerolínea, que tiene el 38% del capital de la compañía.

Lobby de las aerolíneas de EEUU

Delta se alinea con las otras grandes aerolíneas norteamericanas, que forman un frente común contra las “practicas anticompetitivas” de las aerolíneas del Golfo, a las que acusan de recibir subsidios de sus gobiernos para el combustible y sus operaciones.

El Prat confiaba en la recuperación de la ruta a México en sus nuevo plan estratégico

En un comunicado, Aeroméxico recordó que Canadá negó las ‘quintas libertades’ a esas aerolíneas y que EEUU firmó un acuerdo el viernes 11 para limitar estos permisos y prohibir subsidios a las compañías aéreas.

“Aeroméxico está a favor de la competencia internacional”, dijo la aerolínea, “pero no estamos de acuerdo con la competencia desleal y subsidiada, que se traducirá en una pérdida de empleos mexicanos y debilitará la conectividad de nuestro país”.

Si la suspensión no se levanta en un plazo cercano, será un jarro de agua fría para el aeropuerto de El Prat, que apostaba por la recuperación de esta ruta como uno de los objetivos de su nuevo plan estratégico, diseñado por el Comité de Rutas Aéreas de Barcelona (CDRA), organismo que integran la Generalitat, el Ayuntamiento de la ciudad, la Cámara de Comercio de Barcelona y Aena.