Los aeropuertos incorporarán controles biométricos en tres años

El sistema de identificación biométrico permite agilizar rápidamente el embarque de los aviones.

Los aeropuertos incorporarán controles biométricos en tres años

La integración de herramientas y la falta de estándares internacionales en los controles frenan el desarrollo tecnológico

Durante los próximos tres años, el 77% de los aeropuertos y el 71% de las aerolíneas incluirán programas de identificación biométrica de los pasajeros, una tecnología que los principales actores de la industria aeronáutica identifican como prioritaria para ofrecer viajes seguros y fáciles a los usuarios.

Así, según una investigación de la consultora de servicios tecnológicos para la industria, SITA, las soluciones de gestión de identidad, incluidos sistemas biométricos, que eliminan la necesidad de verificaciones manuales, y que ya prueban con éxito aeropuertos como el de Singapur, y compañías como Lufthansa, “mejoran la experiencia del pasajero al tiempo que ayudan a las aerolíneas y los aeropuertos a cumplir con la variedad de regulaciones de los gobiernos y las agencias fronterizas”.

La tecnología más extendida es la verificación de identidad en las terminales automáticas de check in, que ya está en uso en el 41% de los aeropuertos

Incorporación de la tecnología biométrica

En su informe Air transport IT insights 2018, la compañía analiza cómo se incorporan los datos biométricos a la gestión de los pasajeros en los aeropuertos; en concreto, a la identificación requerida en los diferentes procesos del viaje, como el control de aduanas o el acceso a las aeronaves.

Barbara Dalibard, CEO de SITA, señaló, no obstante, que “la integración genera desafíos y la variedad de demandas legislativas puede ser desalentadora para las aerolíneas y los aeropuertos”. Por ello, instó a aerolíneas, aeropuertos, gobiernos y otros proveedores de la industria a “colaborar y utilizar la tecnología para automatizar, e incluso eliminar, procesos tediosos”.

La tecnología más extendida es la verificación de identidad en las terminales automáticas de check in, que ya está en uso en el 41% de los aeropuertos, según el informe, mientras que el 74% tiene planes para desplegarlo antes de 2021.

Más de un tercio de las líneas aéreas citan la integración de las herramientas y tecnologías en los aeropuertos y la falta de estándares internacionales sobre controles como los principales desafíos al desarrollo de la biometría

Las puertas de auto embarque que utilizan la biometría como identificación, en sustitución de documentación como el pasaporte, también se convertirán en algo común en los próximos tres años, con el 59% de los aeropuertos y el 63% de las aerolíneas que esperan utilizarlos.

Desafíos para su implementación

La investigación de SITA muestra que la industria enfrenta algunos desafíos para la plena adopción de la biométrica para el control de identidad de los pasajeros. Así, más de un tercio de las líneas aéreas citan la integración de las herramientas y tecnologías en los aeropuertos y la falta de estándares en los controles como los principales desafíos.

Para los aeropuertos, la situación es similar, y el 39% de ellos sostiene que cumplir con los requisitos gubernamentales y legislativos también es un gran desafío.

Otra de las tecnologías por las que apuestan aerolíneas y aeropuertos es el blockchain, que reduciría la necesidad de múltiples controles de identidad en el aeropuerto

Nuevas tecnologías

Las aerolíneas y los aeropuertos también barajan otras tecnologías para la gestión de la identidad del pasajero. Un ejemplo es blockchain; el 40% de las aerolíneas y el 36% de los aeropuertos creen que el principal beneficio que puede proporcionar esta tecnología pasa por agilizar el proceso de identificación al reducir la necesidad de múltiples controles.

En general, la inversión en tecnología está aumentando, según el informe, que predice incrementos en las inversiones de las aerolíneas en tecnologías de la información del 3,67% de sus ingresos. La inversión por parte de los aeropuertos también será fuerte, con una estimación del 5,69% de sus ingresos para este año.

 El 84% de las aerolíneas planean desarr0llar programas importantes en el campo de la inteligencia artificial en 2021, lo que supone un incremento del 52% sobre el informe del año pasado

Inteligencia artificial

Además, las aerolíneas también están invirtiendo en nuevas tecnologías que les ofrecen beneficios estratégicos y operativos. Es el caso de la inteligencia artificial (IA), que se considera beneficiosa para una amplia gama de operaciones aéreas. Así, el 84% de las aerolíneas planea desarrollar programas importantes en este campo en 2021, lo que supone un incremento del 52% sobre el informe del año pasado.

Los aeropuertos también están invirtiendo en IA, con un 61% de los encuestados que manifiesta planificar programas en este sentido en los próximos tres años, frente el incremento del 34% en 2017.

Sin embargo, los usos de la inteligencia artificial por parte de aerolíneas y aeropuertos son diferentes; mientras las primeras están analizando el potencial del uso para agentes virtuales y chatbots (alrededor del 85% de las encuestadas), el 79% de los aeropuertos utilizan actualmente -o planean usar- inteligencia artificial para el análisis predictivo que contribuya a mejorar la eficiencia operativa.

Los usos de la inteligencia artificial por parte de aerolíneas y aeropuertos son diferentes; mientras las primeras desarrollan agentes virtuales y chatbots, los aeropuertos lo utilizan para mejorar la eficiencia operativa

En este sentido, Dalibard agregó “está claro que la voluntad de la industria es cambiar la forma en que viajamos al mejorar la eficiencia y hacer que el viaje de los pasajeros sea lo más seguro y cómodo posible, lo que requiere una política alineada”.

El informe de SITA se realiza sobre la base de la información aportada por más de 180 altos ejecutivos en tecnologías de la información pertenecientes a los principales aeropuertos y aerolíneas del mundo, que representan el 39% de los aeropuertos a nivel global y el 27% del tráfico mundial de pasajeros.