Despachar la maleta dejará de ser gratis

KLM y Air France cobrarán un suplemento por facturar equipaje en los vuelos transcontinentales.

Despachar la maleta dejará de ser gratis

Varias aerolíneas comenzarán a cobrar un recargo por facturar la maleta en los vuelos transcontinentales

Ya no se trata sólo de una estrategia de las aerolíneas de bajo coste para reducir sus gastos: cada vez más aerolíneas tradicionales cobrarán por la maleta en los vuelos transcontinentales, una política que ya aplican en sus vuelos de corto y medio radio en Europa.

A partir de abril Air France-KLM implementará la denominada tarifa HBO (por el acrónimo Hands Baggage Only, sólo equipaje de mano) en sus vuelos transcontinentales, lo que implica que con la tarifa básica se tendrá que pagar 50 euros si se quiere facturar una maleta de hasta 23 kilos.

El grupo franco-holandés también presentará, a partir de abril del 2018, otras dos tarifas, la estándar y la estándar plus, que tienen más flexibilidad en cambios y cancelaciones, y que permite llevar una pieza de equipaje sin coste extra.

No es la única aerolínea europea tradicional que entra en este juego: Aer Lingus, preteneciente al grupo IAG, también ofrecerá este tipo de tarifas en sus conexiones a Estados Unidos.

También desde EEUU

Del otro lado del Atlántico, Delta anunció que también comenzará a aplicar recargos por viajar con equipaje. También en abril cobrará 42 euros por la primer maleta a despachar, y 85 euros por la segunda unidad.

Air France, Delta y Aer Lingus cobrarán de 40 a 50 euros por despachar equipaje

Este incremento alcanza a los pasajeros que viajen con la tarifa básica, mientras que los que compren el pasaje en las modalidades Cabina Principal o Confort+ podrán facturarlas sin costes extras.

Análisis de la estrategia

Además de buscar ingresos extras mientras bajan las tarifas intercontinentales, la estrategia de Delta y Air France-KLM servirá para analizar hasta qué punto los pasajeros son capaces de resignar la posibilidad de viajar con equipaje, si aceptan pagar el coste adicional o si prefieren abonar un ‘upgrade’ para tener más servicios.

“El éxito de esta medida no es saber cuántos pasajeros pagan por su maleta, sino cuántos prefieren no pagar este coste y eligen otro tipo de tarifa”, dijo el presidente de Delta, Glen Hauenstein, en un encuentro con inversores de la aerolínea, informa CNBC. El directivo calcula que al menos la mitad de sus pasajeros preferirán la tarifa más alta y así se evitan tener que pensar en gastos adicionales.

Las aerolíneas de bajo coste que realizan vuelos transcontinentales desde sus inicios han implementado esta política, como Level, Norwegian y Wow Air. Pero en sus tarifas más básicas tampoco se incluye la comida a bordo, la elección del asiento o la manta para dormir sin pasar frío.