Desde Nueva Zelanda se podrá volar durmiendo en literas. Y en turista

Las seis literas de Economy Skynet estarán colocadas en la cabina de la clase económica. Foto: Air New Zealand

Desde Nueva Zelanda se podrá volar durmiendo en literas. Y en turista

Air New Zealand presenta un nuevo diseño de cabina donde un sector de la clase económica se convierte en una especie de coche cama con seis literas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/02/2020 - 10:35h

La clase económica suele ser relegada de las innovaciones y proyectos de diseño de las aerolíneas. Pero Air New Zealand desafía al mercado y presentó una agradecida mejora para los viajeros de la clase turista: la posibilidad de dormir en literas en vuelos ultra largos.

El proyecto Economy Skynet fue desarrollado en los últimos tres años por su incubadora de proyectos Hangar 22, que permitirá obtener una fuente de ingresos adicionales en su clase más básica.

Esto representa un paso adelante con la posibilidad que se le daba a los viajeros de económica, que podían reservar varios asientos y convertirlos en una cama para soportar los vuelos superiores a las 10 horas.

Seis literas para descansar

La idea consiste en instalar seis literas, similares a los de un coche cama del tren, donde cada pasajero podrá acostarse en una cama de dos metros por 58 cm de lado.

Similar a las cápsulas para dormir que están creciendo en aeropuertos y centros de ciudades, cada litera contará con un juego de sábanas y almohada, además de luces internas y una cortinilla para otorgar una cuota de privacidad.

Las literas, de dos metros por 58 centímetros, tendrán sábanas, almohadas y cortinillas para dar una cuota de privacidad

La compañía analiza si además se ofrecen accesorios como puertos USB, luces para leer o espacios para guardar enseres personales.

Opciones de uso

Todavía no se sabe en qué lugar del avión se colocarán las literas, pero sí precisó que estarán en la clase económica.

[Para leer más: Las aerolíneas que más miman a los pasajeros de la clase económica]

­­Hay dos opciones de uso: o bien un pasajero la reserva para todo el vuelo, o el servicio se vende por horas. La segunda opción sería más viable desde un punto de vista económico, aunque todavía cabe resolver el problema logístico del cambio de sábanas entre turno y turno.

Las literas de Economy Skynet permitirán a los pasajeros de clase económica disfrutar de un viaje más relajado. Foto: Air New Zealand

Las literas de Economy Skynet permitirán a los pasajeros de clase económica disfrutar de un viaje más relajado. Foto: Air New Zealand

Por supuesto que por razones de seguridad las camas solo se pueden ocupar cuando el avión ya esté en velocidad crucero. En el despegue y el aterrizaje el pasajero tiene que estar en su asiento.

Air New Zealand espera que el proyecto esté listo luego del debut de su vuelo sin escalas entre Auckland y Nueva York, que será de 17 horas y 40 minutos

No hay fecha precisa para su debut oficial, pero la idea es que las literas puedan ser utilizadas tras el futuro vuelo de Auckland a Newark (cerca de Nueva York), programado para octubre de 2020, que durará 17 horas y 40 minutos a bordo de un Boeing 787-9 Dreamliner.

Exportación a otras aerolíneas

Air New Zealand ya tiene su idea patentada, porque en caso de que las literas aéreas tengan éxito está dispuesto a vender la idea a otras aerolíneas, que ayudarían a mejorar la experiencia de vuelo entre los pasajeros que más sufren con los vuelos ultra largos, al estar recluidos en un asiento con una distancia mínima entre filas durante horas y horas.

[Para leer más: Con estos diseños viajar en avión será como tocar el cielo]

“Nuestro objetivo es que en el futuro los pasajeros puedan contratar el servicio de Economy Skynet como un extra a su plaza de la clase económica, que puedan dormir bien y que al llegar a destino estén listos para desembarcar. Esta idea es innovadora en muchos sentidos”, dijo Nikki Goodman, gerente general de Experiencia del Consumidor de la compañía neozelandesa.

La renovación de una idea habitual

La idea de las literas a bordo de un avión no es nueva. Airbus y varias firmas de diseño de interiores suelen presentar proyectos similares, como la idea de convertir la bodega del avión en algo parecido a un hostel con pequeñas camas.

Eso sin olvidar que en la primera clase de algunos aviones como el A380 hay suites donde los asientos se convierten en camas con todo el lujo.