Air Sinai: por qué hay una aerolínea fantasma en Oriente Medio

Un Boeing 737-200 operado por Air Sinai, la aerolínea fantasma que vuela entre Egipto e Israel. Foto Wikipedia

Air Sinai: por qué hay una aerolínea fantasma en Oriente Medio

Air Sinai no anuncia sus vuelos, no hace publicidad y su matriz niega la existencia, pero hace décadas que vuela entre Egipto e Israel

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

24/04/2020 - 11:21h

No es fácil volar en una aerolínea cuya matriz niega su existencia, donde no hay ningún cartel indicador en el aeropuerto y cuyos pasajero son mirados con sospecha por las fuerzas de seguridad. Pero esa compañía existe, se llama Air Sinai, y es una aerolínea fantasma surgida del agitado avispero político de Oriente Medio.

La aerolínea nació en 1982 tras los acuerdos de paz entre Israel y Egipto de 1979, en donde se estableció el establecimiento de una línea aérea directa entre ambas naciones.

Así nació Air Sinai, que heredó la ruta que antes operaba Nefertiti Airlines, la conexión entre el aeropuerto Ben Gurión de Tel Aviv y la terminal internacional de El Cairo.

Recelo del mundo árabe

Pero el recelo del mundo árabe al acuerdo de paz y su posterior boicot a Egipto obligó a este país a esconder todo lo posible la existencia de la flamante aerolínea.

Su propietaria, Egypt Air, actuó como si fuera un hijo extra matrimonial que no quiere reconocer. Esta aerolínea ha sido una de las más importantes de Oriente Medio durante el último tercio del siglo XX, y al ser propiedad del gobierno egipcio, había que evitar nuevos roces con los vecinos árabes.

Egypt Air disimula la operatividad de Air Sinai como si fuera una compañía a la que le alquila sus aviones y tripulantes

La aerolínea nacional egipcia cubrió sus espaldas: técnicamente alquilaba a Air Sinai sus aviones y tripulantes. Por ello los pasajeros se sorprendían que a bordo (desde la vajilla hasta la decoración de la librea) solo veían los logos de Air Egypt. Con el Embraer 170 que usaba en los últimos años, no había ni un símbolo ni color corporativo que permitiera identificar a cualquiera de las dos compañías.

Un Embraer operado por Air Sinai sin ningún logo de la compañía. Foto: Wikipedia

Un Embraer operado por Air Sinai sin ningún logo de la compañía. Foto: Wikipedia

Un secreto entre las aerolíneas

Air Sinai jamás hizo publicidad. Su existencia era un secreto a voces, y solo un puñado de agentes de viaje conocían el teléfono para hacer reservas. Nunca tuvo página web propia, y desde los primeros años del siglo XXI, para reservar un billete había que enviar un correo electrónico y luego pagar en efectivo. Y solo en libras egipcias.

[Para leer más: Iberia aterriza entre las pirámides de Egipto]

Hubo momentos de disensión en que Air Sinai sumó una ruta desde Israel a Sharm el Sheik, en el Mar Rojo, que comunica con los principales resorts turísticos de la zona.

Pero cuando el delicado equilibrio político de Oriente Medio subía de temperatura la aerolínea fantasma dejaba de operar, como sucedió con la intifada de Palestina en 2002 o con las revueltas de la primavera árabe en 2012.

El laberinto en el aeropuerto

Si ya reservar era difícil, tomar el avión desde el aeropuerto de El Cairo era un laberinto kafkiano. Ningún panel avisaba de la partida del vuelo, que a lo sumo, figuraba crípticamente con el código de IATA, el 4D.

Según cuenta Patrick Martin en The Globe and Mail, ningún panel precisaba en qué mostrador hacer el check in. Era cuestión de hacer fila a, pongamos, Roma o París, y al llegar el turno el empleado discretamente daba la tarjeta de embarque.

egypt air

Egypt Air argumentaba que alquilaba sus aviones a Sinai Air.

A los pasajeros se les sugería que no se distraigan en el duty free o tomando un café: todos esperaban frente a una puerta cuya única indicación era “4D-54”, y de ahí, un autobús los llevaba hasta un B737 ubicado en un punto alejado del aeropuerto cairota.

En el aeropuerto de El Cairo ningún cartel anunciaba el vuelo de Air Sinai. A lo sumo, la puerta de embarque indicaba la salida del vuelo 4D-54

Si a alguien se le ocurría preguntar a algún empleado de seguridad o peor a un policía que quería tomar un avión a Tel Aviv, lo más liviano que podría haber sucedido es que le den indicaciones falsas.

Una de las últimas novedades de Air Sinai es que en septiembre del año pasado reemplazó a sus Embraer E170 por dos Airbus A220, que les permitió pasar de 76 plazas a 135 asientos.

La web sorpresa

Sorprendentemente, hace pocos meses en Internet surgió la web Fly Air Sinai, que ofrece vuelos de Tel Aviv a El Cairo, con billetes a 660 euros para la ruta que dura menos de 50 minutos. Y acepta pagos en tarjeta de crédito.

[Para leer más: Seis perlas de Israel que escapan al radar turístico]

La web no está alojada en Egipto ni en Israel, sino en el Reino Unido, ya que figura como una agencia de viajes. Tampoco tiene perfiles en redes sociales, y en su web no figura ni una foto de la flota.

Según una consulta de Atlas Obscura a un empleado de la aerolínea, esta plataforma de reservas no tiene relación oficial con Air Sinai.

Con el coronavirus ambos aeropuertos han restringido las operaciones al límite, y Air Sinai tampoco está volando. Cabría ver en un futuro cercano, cuando retomen los vuelos, si esta aerolínea fantasma regresa bajo el mismo halo de misterio que la acompañó en su historia.