Este es el triste destino de los A380 de segunda mano

El A380 que Singapore inauguró hace 10 años será desmantelado.

Este es el triste destino de los A380 de segunda mano

Una empresa de leasing decide desmantelar dos A380 y vender sus partes como repuestos ante la falta de clientes interesados en las aeronaves

Juan Pedro Chuet-Missé

BARCELONA

06/06/2018 - 10:13h

Si es difícil vender un A380 nuevo, todavía es más complicado si se trata de un modelo usado. Dos aviones de este tipo, propiedad de la compañía de alquiler alemana Dr Peters, serán desmantelados y sus partes revendidas como repuestos; decisión tomada tras los intentos frustrados de colocar las aeronaves en el mercado de segunda mano.

El A380 fue lanzado por Airbus hace 10 años como un símbolo de las ambiciones aeronáuticas europeas. Se esperaba que su capacidad de 544 pasajeros ayude a la descongestión del tráfico aéreo, pero su alto precio de mercado -358 millones de euros- desanima a las aerolíneas, que prefieren aviones de dos motores más pequeños, que son más fáciles de completar el pasaje y de un consumo más rendidor.

Ninguna aerolínea está interesada

Singapore Airlines fue la primer aerolínea en el mundo que comenzó a volar con este gigante de los aires. Cuando venció el contrato de alquiler, la compañía devolvió las aeronaves a su propietario, Dr Peters Group, que ahora busca cómo sacarles un rédito económico.

La empresa de leasing Dr Peters espera recaudar 38 millones de euros anuales con la venta de repuestos del A380

Los aviones fueron pintados y se encuentran en el hangar de la empresa en Tarbes (Francia). La firma de leasing intentó venderlos a British Airways (que en algún momento había barajado la posibilidad de expandir su flota de A380 con modelos usados), Hi Fly (una aerolínea charter portuguesa) e Iran Air, pero no pudo cerrar trato con ninguna.

Vender como repuestos

Según expresó un experto del sector aeronáutico a Reuters, el problema de la venta de segunda mano del A380 “es su alto coste para reconfigurar el avión: 34 millones de euros o más por avión”.

Los componentes que tendrán más salida en el mercado son los sistemas electrónicos o los trenes de aterrizaje, dijo un portavoz de Dr Peters a esta agencia.

En tanto, los motores Rolls-Royce serán devueltos a su fabricante para que los use como fuente de repuestos.

El proceso de desmantelamiento estará a cargo de la empresa norteamericana VAS Aero Services, y Dr Peters podrá obtener ingresos de 38 millones de euros anuales con la venta de componentes.

Golpe psicológico

En Airbus dijeron que no comentarán la operación "porque es una decisión de Dr Peters, propietario de los aviones".  

Para el analista británico Howard Wheeldon “psicológicamente no es positivo para Airbus, pero el A380 es una nave muy grande que no tiene salida en el mercado de segunda mano”.

De hecho tampoco tienen éxito sus unidades nuevas: la compra de 36 unidades por parte de Emirates le dio un balón de oxígeno al programa, pero las menores ventas obligaron a Airbus a reajustar sus plantillas en Europa para adaptarlas a la alicaída producción.

Inclusive IAG, que estaba negociando la compra de 10 nuevas unidades para British Airways, suspendió las negociaciones con el consorcio europeo ante su reticencia a baja el precio de venta.