Airbus imita las alas de las águilas para el avión del futuro

Así es el diseño del avión de Airbus con alas que imitan a la de un ave rapaz. Foto: Airbus.

Airbus imita las alas de las águilas para el avión del futuro

El diseño de un avión híbrido, concebido para vuelos regionales, tiene un diseño de alas que se inspira en las plumas de las aves rapaces

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

22/07/2019 - 10:34h

Airbus presentó un nuevo diseño de avión que, una vez más, recurre a la naturaleza como fuente de inspiración. Esta vez corresponde a un modelo de avión regional cuyas alas, sobre todo sus extremos, imitan a las extremidades de las aves rapaces como las águilas, los buitres y los halcones.

A imitación de las aves

Este diseño tiene alas que terminan en unas delgadas líneas metálicas, similares a las plumas de estas aves, que pueden moverlas de forma independiente para ganar sustentación y aprovechar las corrientes térmicas.

[Para leer más: Cómo Airbus se inspira en los albatros para revolucionar la aviación]

Por otra parte el avión no tiene la cola trasera vertical sino que se divide en tres tramos en forma de cuña, dos más grandes flanqueando a un sector más pequeño en el centro, concebidos para reducir la resistencia.

A su vez el morro termina en un diseño más puntiagudo que los actuales aviones comerciales, una imitación a la aerodinámica forma de estas aves.

Un avión sostenible

Este avión puede ser impulsado por cuatro motores de turbo-hélice, que gracias al diseño llegaría a tener una reducción del 30% al 50% de combustible comparado con las aeronaves actuales, precisa Airbus.

Las alas de este modelo terminan en delgadas planchas metálicas independientes, como si fueran los extremos del ala de un ave rapaz

Un modelo de estas características podría servir para llevar a unos 80 pasajeros en vuelos de 1.500 kilómetros.

Inspiración en la naturaleza

No es la primera vez (ni será la última) que Airbus toma prestados elementos de la naturaleza para sus diseños. De eso se trata la biomimesis, el desarrollo industrial en base a ejemplos de los reinos animal o vegetal.

 

 

Hace un mes Airbus había probado con éxito el prototipo AlbatrosOne, un avión a escala con alas que imitan a la de los albatros, una de las aves con más envergadura del planeta que pueden estar horas planeando aprovechando las corrientes térmicas.

Fuente de inspiración

Cabe aclarar que el avión inspirado en las águilas no es un modelo que se esté pensando construir, al menos no inmediatamente.

Airbus informó que se trata de un prototipo concebido para motivar a las nuevas generaciones de que es posible pensar en una aviación más sostenible.

[Para leer más: El fantasma de la contaminación acorrala a la industria aeronáutica]

En unos tiempos en que la industria aeronáutica está en el ojo del huracán por las emisiones contaminantes, Airbus consideró que esta es una oportunidad para “hacer los vuelos más limpios, ecológicos y sostenibles que nunca”.

Un avión de estas características podría ahorrar entre un 30% y un 50% de combustible, informa Airbus

“Sabemos por nuestro trabajo con el A350XWB que, a través de la biomimesis, la naturaleza tiene las mejores respuestas sobre el diseño”, dijo Martin Aston, gerente senior del fabricante europeo.

Este prototipo se presentó en un festival aéreo en el Reino Unido, que sirvió tanto para enmarcarse en los festejos de los 50 años de Airbus como en un respaldo a la industria aeronáutica británica, precisamente en momentos que el “brexit” amenaza con desestabilizarla.

El recuerdo de un bombardeo de la Segunda Guerra

Precisamente el avión con alas de águila tiene un fuselaje curvo que recuerda al diseño del bombardeo Wellington, diseñado por la fuerza aérea británica.

Esta nave se construyó en Brougthon, Gales, para estar lejos del alcance de los bombarderos alemanes en la Segunda Guerra Mundial, y estas mismas fábricas son las que producen las alas de 800 aviones al año.

Pero el divorcio del país de la Unión Europea tiende un manto de sombra sobre el futuro de estas factorías, potenciado con la competencia de países como Alemania o corea del Sur.