Airbus mira con desdén al B797: “no hay mercado suficiente”

Airbus desconfía de la estrategia de Boeing en construir un avión nuevo como el B797.

Airbus mira con desdén al B797: “no hay mercado suficiente”

Un vicepresidente de Airbus calcula que el mercado de aviones del tipo NMA, como el futuro B797, será de unas 2.500 unidades en dos décadas

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

25/09/2019 - 18:47h

Airbus desconfía de la estrategia de Boeing de construir un nuevo modelo para conquistar el segmento conocido como NMA, acrónimo de Nueva Aeronave de Mitad de Mercado. Para el fabricante europeo la poca demanda que tendría no justifica diseñar un avión desde cero.

El NMA sería un modelo que se ubicaría entre el B757 y el B767, dos tipos que ya no se producen en las plantas del estado de Washington.

Se trata de un avión que, conocido como el futuro B797 (aunque Boeing aún no lo bautizó oficialmente como tal), podría transportar entre 228 y 267 pasajeros, y con una autonomía de 7.800 a 8.300 kilómetros.

La desconfianza del fabricante europeo

El vicepresidente de Airbus y responsable de marketing, Bob Lange, desconfía de la apuesta de su rival en fabricar un avión nuevo para cubrir ese nicho.

Para un alto directivo de Airbus, fabricar un avión para vender hasta 2.500 unidades en 20 años no justifica la inversión

Según declaró en una entrevista recogida por Flight Global, el ejecutivo consideró que el mercado potencial para una aeronave nueva de ese tipo es de 2.000 a 2.500 unidades durante 20 años, una cantidad baja para justificar la abultada inversión en investigación y desarrollo.

[Para leer más: Boeing congela el proyecto del B797]

“No significa que no haya un mercado para una nueva aeronave en ese segmento, pero nosotros ya lo estamos cubriendo desde sus inicios”, precisó Lange.

A lo que se refiere el directivo es que antes que fabricar un avión nuevo, Airbus prefirió adaptar su familia a las exigencias del mercado, como el desarrollo del A321 XLR (la versión de ultra largo radio de los aviones de pasillo único) y los A321 para el rango inferior de este mercado, y el rediseño del A330neo para el segmento superior.

A Airbus no le salen las cuentas

Boeing siempre se ha mostrado optimista respecto a las expectativas del NMA: públicamente han declarado que consideran que es un mercado con un piso de 2.000 unidades pero con un techo de 4.000. Y creen que es más probable que alcancen las cuotas más altas de ventas.

Pero un ex ejecutivo de Airbus, John Leahy, lo graficó muy claramente en una entrevista realizada por Leeham News en diciembre de 2017: “Traer un nuevo avión al mercado implica un potencial de ventas de 2.000 aviones, pero no de 4.000”.

“Crear una aeronave implica una inversión de 15.000 millones de dólares. Cada unidad tiene que ser bien amortizada, pero las aerolíneas te dicen que pagarán entre 55 y 75 millones de dólares por cada una. Y por el otro lado el fabricante de motores advierte que las turbinas costarán muy caras. Los números no cierran”, había dicho Leahy.

Boeing tiene otras preocupaciones

En estos momentos Boeing tiene problemas más importantes en los que pensar antes que en el desarrollo del B797. Por un lado, la crisis del B737 MAX, que a pesar de ser el modelo que más rápido se vendió en su historia no puede volar tras los dos accidentes fatales de octubre y febrero.

Por el otro, el retraso en el lanzamiento del renovado B777X, que tuvo que ser postergado por esa causa y que para colmo arrastra varios problemas en sus pruebas.

Por ello los expertos del sector ven más realista que Boeing apueste por reciclar viejos modelos como el B767, para cubrir el segmento inferior al B787-8, que en algunas configuraciones tiene menos de 200 asientos.