Airbus alerta del precio que puede pagar por la corrupción

El consejero delegado de Airbus, Thomas Enders, advierte del impacto de las investigaciones por corrupción.

Airbus alerta del precio que puede pagar por la corrupción

Sus autoridades reconocen el alto impacto que tendrán las investigaciones por sobornos

Cerodosbé .

BARCELONA

10/10/2017 - 18:04h

El consejero delegado de Airbus, Tom Enders, alertó a los empleados del gigante aeronáutico europeo que las investigaciones por corrupción abiertas en varios países podrían tener “consecuencias graves” para la empresa, como la aplicación de “multas de consideración”.

Los gobiernos de Francia, Reino Unido y Austria abrieron investigaciones contra Airbus por supuestas prácticas de corrupción. Según describe Enders, en forma paralela la empresa encargó a tres consultorías externas que revisen “los procesos, políticas, organización y cultura legal” del consorcio para detectar irregularidades.

Así fue como a lo largo del año pasado los auditores descubrieron que en algunas licitaciones y contratos los representantes de la compañía no habían actuado éticamente. Más concretamente, se reveló que ofrecieron o pagaron sobornos en algunos países para lograr contratos.

La mayoría de los casos detectados, que la compañía también denunció, se refieren precisamente a contratos militares en la época en que Enders estuvo al frente de la división militar del fabricante.

“Se vienen turbulencias”

Enders vaticina qué puede pasar en los próximos meses conforme avancen las investigaciones por corrupción: habrá apariciones en los medios, seguirán las filtraciones “y los intentos de desacreditar a la alta dirección”. Por ello, como si estuviera a bordo de un avión, pide a los empleados que estén preparados para un período “de turbulencias” y de confusión.

Además de la investigación formal que abrió Reino Unido en verano de 2016, Austria también presentó en febrero una demanda contra el consorcio aeronáutico europeo por una posible estafa en un contrato firmado en 2003 para la compra de 18 aviones Eurofighter, por un monto de 2.000 millones de euros. Y a estos frentes se le suma otra investigación abierta en Francia.

Es la segunda oportunidad en una semana que la cúpula demanda cohesión y esfuerzos a sus trabajadores. Hace pocos días, solicitó que redoblen sus “esfuerzos” para que el consorcio pueda llegar a los resultados económicos esperados, y ahora solicita que los empleados apoyen a la dirección para enfrentar la crisis de confianza tras las denuncias de corrupción.