Airbus pretende que el A321neo vuele más lejos que ninguno

Despegue del vuelo de prueba del Airbus A321LR en la ciudad de Hamburgo.

Airbus pretende que el A321neo vuele más lejos que ninguno

Airbus analiza que el A321neo pueda realizar vuelos de ultra largo radio, una oportunidad de negocio para conquistar a las aerolíneas transatlánticas

El A321neo de largo radio (LR) todavía no salió al mercado y ya Airbus planea extender su capacidad como un avión XLR, o sea de ultra largo radio. Esta versión podría comenzar a operar en 2023, según deslizó el fabricante europeo en un informe remitido a la aerolínea canadiense Air Transat.

El A321LR  contará con un depósito extra de combustible y podría alcanzar los 7.400 kilómetros, una distancia que conforma a las aerolíneas que pretenden realizar vuelos intercontinentales sin escalas, como entre Miami y Madrid, o entre esa ciudad de EEUU y Buenos Aires, o desde París a Nueva York. De hecho, así lo refleja el dibujo de su fuselaje en la presentación en público realizada en enero: la Estatua de la Libertad y la Torre Eiffel unidas por una línea de puntos.

Un esfuerzo adicional para el A321neo

Pero compañías como Air Transat pidieron un esfuerzo adicional Airbus: el presidente de la compañía canadiense dijo que con el nuevo A321LR podrían llegar a Gran Bretaña, Francia, España o Portugal, pero no a los países que se encuentran más hacia el Este, ya sea Croacia, Grecia, Turquía o Polonia.

Air Transat podrá llegar a España o Francia con el A321neoLR, pero quiere un modelo que pueda volar más lejos todavía

Por ejemplo, a Air Transat le vendría muy bien poder contar con ese modelo para volar a la ciudad croata de Split, donde espera comenzar a operar en 2019 con los A330, aviones de fuselaje ancho.

Boeing responde con el B797

El A321neo apunta a morder en el mercado de los aviones de 220 a 270 plazas que Boeing contempla conquistar con sus modelos de rango medio, bautizados como NMA, como el B797.

 Este avión entraría en funciones en 2025, tendría un alcance de 9.260 kilómetros, y “el costo por asiento/kilómetro será el mismo que un A321”, dice el fabricante norteamericano, que asegura que ya tiene 60 aerolíneas interesadas en adquirirlo.

Interés para las low cost

El directivo de Air Transat dijo a Bloomberg que el futuro de los vuelos transcontinentales pasará por los modelos de fuselaje angosto, donde hay un interés de aerolíneas como Norwegian, Aer Lingus y otras compañías que ven en este tipo de aviones la solución para realizar vuelos de largo radio con un menor consumo de combustible, sobre todo cuando el coste del petróleo no cesa de subir.