Airbus se queda sin gasolina en la recta final

Guillaume Faury, consejero delegado de Airbus, no llegó (por poco) al objetivo de fabricar 800 aviones.

Airbus se queda sin gasolina en la recta final

Airbus no llega al objetivo de entregar 800 aviones en el año y culmina un ejercicio plagado de problemas

Por muy poco, apenas por un puñado de unidades, Airbus no llegó a su ansiado objetivo de finalizar el año con 800 aviones entregados. Aunque el grupo europeo mantuvo a sus plantas trabajando a toda máquina incluso en los días festivos, alcanzó a fabricar 790 aeronaves hasta el 31 de diciembre.

Airbus oficialmente no comunicó la producción total, que se difundirá el 11 de enero, informa Bloomberg.

Producción acelerada a fin de año

Este número final es una victoria pírrica para Guillaume Faury, el consejero delegado que asumió en octubre con el objetivo de recuperar el ritmo de producción y sortear los problemas que el grupo afronta por diversas investigaciones por corrupción en Francia, el Reino Unido y Austria.

De hecho, los cambios impuestos por Faury se sintieron ni bien asumió, dado que el 25% de la producción de Airbus se concentró en los últimos dos meses del año.

Airbus suma a Bombardier

En un principio Airbus se había impuesto el objetivo de fabricar 820 aviones, pero luego de la presentación de los resultados trimestrales lo rebajó a 800 unidades. Pero al no llegar a este hito habría quedado por debajo de su rival Boeing, que también forzó la maquinaria en los días festivos de diciembre para llegar a las 815 unidades.

Si no fuera por la suma de los A220 que fabricaba Bombardier, habría llegado a los 782 aviones entregados

Para poder alcanzar los objetivos el fabricante había sumado las entregas de los A220, que son los CS100 y CS300 fabricados por Bombardier y ahora en poder del grupo europeo tras la compra del 50,01% de la sociedad canadiense. Si no fuera por estos aviones, el total de la producción de Airbus se ubicaría en 782 unidades.

Las informaciones sobre los objetivos incumplidos castigaron a la sociedad en bolsa, con una caída que llegó hasta el -7,9%, aunque luego cerró la jornada en un -3,5%. En el año Airbus tuvo un descenso de sus valores del -5,58%, mientras que Boeing presume de un aumento del 4,8%.

Año plagado de problemas

El 2018 fue un año plagado de obstáculos para Airbus. Los problemas con las turbinas Rolls-Royce complicó el calendario de entregas de los A330neo. Otro proveedor de motores, Pratt & Whitney, también falló con sus plazos y forzó al grupo a fabricar entre 30 y 40 aviones A320neo menos de los esperados.

Incluso Rolls-Royce casi hace naufragar el valioso acuerdo de Airbus con Emirates para comprar 36 aviones A380 por 14.000 millones de euros, escencial para mantener con vida a este programa.

Airbus aceleró su producción y el 25% de las entregas anuales se concentraron en los últimos dos meses

Solucionados estos problemas Airbus llegó a entregar 127 aviones en diciembre, lo que igualó el récord de producción mensual que había alcanzado el año pasado.

Pedidos del A220

Ese mes cerró con una satisfacción para el grupo, al anunciar que las compañías estadounidenses Jet Blue y Moxy compraron 120 aviones A220-300, operación que representa un volumen de 9.630 millones de euros.

Este avión de 100 a 150 plazas, con una autonomía de aproximadamente 5.000 kilómetros, es ideal para las rutas continentales en EEUU.

Este modelo creado por Bombardier ya tiene 500 encargos en el mundo y según Airbus hay una demanda de 7.000 unidades para los próximos veinte años. Por esta razón Boeing trata de acelerar la fusión con Embraer para competir en este segmento de aviones.