Alitalia, antes muerta que sencilla

Los actuales diseños de Alitalia no tienen la aceptación de su personal.

Alitalia, antes muerta que sencilla

La aerolínea italiana, en plena quiebra, rediseña sus uniformes por segunda vez en menos de dos años

Cerodosbé .

BARCELONA

01/12/2017 - 17:01h

En Sicilia hay una expresión, “hacer el español”, que significa vivir por encima de las posibilidades. Su origen viene de la ostentación que los nobles españoles hacían frente a los humildes campesinos, cuando pese a la decadencia seguían viviendo en grandes palacios y usando vestimentas costosas.

Alitalia mantiene este espíritu de no perder el estilo ni la elegancia aunque la empresa esté en pleno proceso de remate. Por segunda vez en 18 meses la aerolínea italiana cambiará los uniformes de sus 7.000 empleados, que en esta oportunidad serán creados por Alberta Ferreti, una de las diseñadoras más distinguidas del país.

Alitalia: los actuales uniformes son incómodos y cálidos en los meses de verano y primavera

La idea, comunicó la aerolínea, es que “el personal a bordo y en tierra pueda contar con prendas cómodas para todo el año”. La precisión es un tiro por elevación a los actuales uniformes, diseñados por Ettore Bilotta, que se inspiró en la estética de los años ’50 y ’60, y que además de incómodos son muy calurosos en primavera y verano.

Otro objetivo es rebajar el clima de tensión entre los trabajadores, preocupados por sus empleos en pleno proceso de venta de la empresa.

Alitalia aclaró que el trabajo de la diseñadora Ferreti no tendrá un coste extra en las alicaídas finanzas de la aerolínea, y las nuevas prendas serán pagadas con un presupuesto que ya había sido estipulado por los comisarios Luigi Gubitosi, Stefano Paleari y Enrico Laghi, quienes lideran la venta de la compañía.

Alitalia fue declarada insolvente tras perder 205 millones de euros en los primeros dos meses del año, y sobrevive gracias a una inyección de 300 millones que aportó el Estado italiano. En su proceso de venta hay dos grandes candidatos: Lufthansa y la alianza entre el fondo Cerberus con Easyjet. Es la segunda vez que la aerolínea necesita de un socio externo para no desaparecer, tras la negativa de su exsocio Etihad, de seguir invirtiendo en la empresa.