Alitalia ve la luz al final del túnel

Alitalia registra beneficios por primera vez en 16 años.

Alitalia ve la luz al final del túnel

Alitalia logra los primeros beneficios en 16 años mientras se acerca la fecha para determinar quién se hará cargo de la empresa

Después de 16 años negros, Alitalia volvió a la senda de beneficios. Al cierre del tercer trimestre, la aerolínea registró un resultado neto positivo de dos millones de euros, con ingresos de 770 millones. Un pequeño respiro mientras se aproxima el 31 de octubre, la fecha prevista para su venta.

En el conjunto de los nueve primeros meses del año, los ingresos de Alitalia aumentaron el 4,6% hasta alcanzar los 2.350 millones de euros. La pérdida operativa (ebitda) se situó en 59 millones, frente a las pérdidas de 246 millones en el mismo periodo de 2017, informó Reuters.

Los comisarios extraordinarios encargados de la gestión de la aerolínea desde hace 17 meses señalaron que es hoy "mucho más atractiva para un comprador” de lo que era hace un año

Más atractiva para la venta

Stefano Paleari, uno de los tres comisarios extraordinarios encargados de la gestión de la aerolínea desde hace 17 meses, señaló que las cifras son indicativas de la recuperación del negocio de la compañía de bandera italiana, y añadió que es "mucho más atractiva para un comprador” de lo que era hace un año.

La tendencia de crecimiento de entre el 6 el 7% experimentada en los dos primeros trimestres se reforzó en el tercer periodo, gracias a los mayores ingresos por y “a pesar del coste del petróleo que continuará siendo el gran interrogante para el sector en un futuro cercano”, señalaron los administradores especiales.

Se espera que Alitalia registre ingresos superiores a los 3.000 millones de euros hasta final de año

"El tercer trimestre debería terminar para Alitalia con un pequeño beneficio: hace mucho tiempo que no sucede eso", dijo Luigi Gubitosi, otro de los comisionados responsables de administrar la empresa bajo tutela, en su intervención ante la comisión de transportes de la Cámara de Diputados italiana.

Según Paleari, se espera que Alitalia registre “ingresos superiores a los 3.000 millones de euros hasta final de año”.

El sindicato Uiltrasporti celebró la "reversión de la tendencia" en el lado de los beneficios netos, destacando que fue "el fruto del trabajo de la nueva administración y el compromiso permanente y los sacrificios de todos los empleados". Además, pidió un "plan industrial serio" al nuevo gobierno para garantizar el futuro de la empresa.

En total, los italianos gastaron casi 10.000 millones de euros desde 2008 hasta la fecha en la supervivencia de Alitalia

Se acaba el plazo para vender

La que fuera símbolo del auge económico de la posguerra italiana y, más recientemente, aquejada de una grave crisis, fue sometida a un régimen de administración especial en mayo de 2017, después de que los empleados rechazaran el último plan de rescate presentado y que implicaba el recorte de alrededor de 1.700 empleos.

Sin beneficios desde 2002 y con una precaria situación patrimonial, el gobierno italiano aprobó un préstamo de 900 millones de euros, nombrando a tres administradores para sanear sus cuentas y negociar con posibles compradores.

En total, los italianos gastaron casi 10.000 millones de euros desde 2008 hasta la fecha en la supervivencia de Alitalia.

La fecha límite para el proceso de venta expira el próximo 31 de octubre.

Potenciales compradores

Entre las compañías que mostraron recientemente su interés están las aerolíneas Lufthansa, EasyJet y WizzAir. Sin embargo, el nuevo gobierno quiere que el 51% de la compañía permanezca bajo control italiano.

Diversas voces apuntan a la compañía estatal de ferrocarril, Ferrovie dello Stato, como una de las principales candidatas a la compra. Una alianza en este sentido podría ser una “oportunidad”, según su director ejecutivo, Gianfranco Battisti, que añadió que ve “muchas sinergias con Alitalia, incluso en billetes y rutas”.

Por su parte, los administradores señalaron que el hecho de que el comprador sea Ferrovie dello Stato, Cdp o Boeing, “es una elección del gobierno y comentarlo no es nuestro cometido".