Así serán las nuevas salas vip de El Prat

La sala VIP Joan Miró, en el Aeropuerto de El Prat.

Así serán las nuevas salas vip de El Prat

Aena cambia de modelo y gestionará ella misma la sala a través de GIS Trade Center, la polémica adjudicataria que levantó críticas por la anterior gestión

Carles Huguet

BARCELONA

27/11/2017 - 04:55h

El Aeropuerto de Barcelona-El Prat quiere seducir al viajero de alto nivel. El aeródromo catalán cambiará el próximo 16 de enero la concesión de las salas vip de la instalación: tomará la gestión de las salas y acabará con la barra libre en estos espacios. GIS, que volvió a ganar el concurso, tendrá a Aena encima para evitar que se repitan situaciones del pasado y el servicio sea acorde con el esperado.

El cambio de modelo no será la principal modificación a ojos del cliente. La nueva adjudicación vendrá de la mano de una ampliación de los espacios disponibles en el 83%, explican desde el gestor aeroportuario. Las obras comenzaran el segundo semestre de 2018 y elevarán la superficie hasta los 6.500 metros cuadrados.

La reforma se realizará sin afectar al pasajero y estará finalizada a finales de 2019. La principal beneficiada de las cuatro salas será la Miró, utilizada para los vuelos fuera del espacio Schengen que parten desde la T1, los más exclusivos. La sala Pau Casals –para los vuelos internos y dentro del espacio Schengen--, la Pepita Colomer –en el Puente Aéreo—y la Canudas –en la T2— también verán ampliada su capacidad. Y es que la masificación fue una de las grandes quejas de los usuarios del servicio.

El cambio en el cátering de las salas vip será visible desde el día uno

Sin alcanzar los niveles del lujo asiático, los nuevos espacios se colocarán en la primera fila de los estándares europeos. Con materiales de primera clase, El Prat recuperará el confort perdido que llevó a los salones a ser galardonadas como las mejores del mundo en 2013 y 2015.

Desde el día uno el cambio será visible en el cátering, con mayor disponibilidad de platos calientes y productos de temporada. Habrá especial atención para las minorías: los viajeros podrán degustar comida para diabéticos, celíacos, sin lactosa, para judíos y musulmanes.

Además de la gastronomía, también se habilitará una sala de rezo. Pero los espacios mezclarán la relajación con el centro de negocios: desde duchas y un salón de wellness con manicura y servicios de masajes a espacios de trabajo y una red wifi de 25 megas.

Las salas vip podrían ser incluso más exclusivas con la habilitación de espacios reservados 

Pero las salas vip podrían llegar a ser todavía más exclusivas. Si bien todos los espacios serán accesibles para los clientes, la sala Miró podría ser habilitada para crear una zona de superlujo para los pasajeros con más exigencias.

Así, la inversión total rondará los 10 millones de euros. La tarifa será la misma que en Madrid: 26 euros. Se habilitarán abonos de 10 pases para poder ser utilizados en toda la red de aeropuertos de Aena.

La polémica GIS revalida el concurso

GIS, la firma que también gestiona el WTC, en el Port de Barcelona, se impuso a Serunión, que ofreció 7,57 millones, y Acciona, con una propuesta de 8,08 millones, avanzó Expansión. No obstante, que logre hacerse con el total del importe licitado por Aena dependerá de las colas que se generen, la atención a los viajeros, la limpieza o la calidad del cátering.

En los últimos meses, la gestión de las salas vips levantó numerosas quejas entre los viajeros. Fuentes de la instalación catalana reconocieron a Cerodosbé las deficiencias que presentaban estos espacios a nivel de limpieza, conectividad y oferta gastronómica en numerosas ocasiones.

De hecho, varios usuarios se pusieron en contacto con este medio para denunciar el estado de las salas. Las críticas empezaron con la falta de producto disponible y las largas colas de accesosiguieron con la suciedad acumulada en los baños y las mesas y acabaron con la falta de enchufes gratuitos para conectar ordenadores portátiles y dispositivos móviles.