EEUU: volar en asientos tan pequeños es un riesgo para la seguridad

El debate por el tamaño de los asientos llega al Congreso de EEUU. Foto: Hong Nguyen-Unsplash.

EEUU: volar en asientos tan pequeños es un riesgo para la seguridad

La FAA investiga si los asientos deberían ser más grandes para facilitar la evacuación. El incremento de la obesidad en EEUU es la clave

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

03/10/2019 - 10:43h

El gobierno de Estados Unidos analiza si es necesario reajustar el tamaño de los asientos en las aerolíneas, sobre todo en los de la clase económica, para facilitar la evacuación en casos de emergencia.

El debate llegó al Congreso de ese país, donde un representante de la Administración Federal de Aviación (FAA) dijo que este organismo realizará toda clase de pruebas para verificar que las medidas de los asientos sean las correctas.

Una población cada vez más obesa

El administrador adjunto de la FAA, Dan Elwell, precisó a los congresistas del Subcomité de Transporte e Infraestructuras que “los norteamericanos son cada vez más grandes”.

[Para leer más: ¿Tienes poco espacio para las piernas? En la próxima década será peor]

Pero no hablaba de orgullo patriótico o logros personales, sino del aumento de la obesidad en la población. Según el Centros para el Control de las Enfermedades de EEUU, cuatro de cada diez habitantes del país sufre de sobrepeso.

El 40% de la población de Estados Unidos sufre de obesidad. Y ese factor tiene que ser clave para configurar el interior de la cabina

“Por ello el tamaño de los asientos es importante, pero tiene que fijarse bajo el contexto de las seguridad”, dijo Elwell.

La separación entre asientos disminuye con el paso de los años. Foto: Stanislav-Kondratiev-Unsplash.
La separación entre asientos disminuye con el paso de los años. Foto: Stanislav-Kondratiev-Unsplash.

El diputado demócrata Steve Cohen puntualizó que el peso, las medidas físicas y las discapacidades tienen que ser tenidas en cuenta al momento de diseñar los interiores de las cabinas.

Simulacros de evacuación

Durante noviembre la FAA se tomará 12 días para realizar pruebas entre 720 voluntarios, de todas las edades, tamaños y necesidades físicas, para ver la respuesta ante situaciones de emergencia y la rapidez del proceso de evacuación.

Estos tests simularán hasta los peores escenarios, con la cabina a oscuras y con la mitad de las salidas bloqueadas.

Dos alternativas para los pasajeros

El tiempo ideal para la evacuación es de 90 segundos. De acuerdo a estas pruebas, hay dos escenarios posibles.

[Para leer más: Las estrecheces de los asientos que llegarán desde EEUU]

“Una mala noticia para los pasajeros sería que los asientos se mantengan con las medidas actuales o, peor, que los autoricen a que sean más pequeños”, dijo Paul Hudson, presidente de la organización de consumidores Flyers Right a The Washington Post.

Para la FAA, los asientos más estrechos no perjudican la seguridad a bordo.
La FAA analizará si los asientos respetan el perfil demográfico de la población de EEUU.

“La buena sería que los asientos y la separación entre las filas tengan en cuenta los perfiles demográficos de nuestra sociedad”, agregó. O sea, que los pasajeros, sobre todo los que tienen problemas de obesidad, puedan viajar cómodos y que no supongan un riesgo para la seguridad al querer salir rápidamente de su asiento.

Cambio de actitud de la FAA

Para el republicano Peter DeFazio, una solución para terminar con esta polémica sería que los consejeros delegados prueben de su propia medicina: “Voy a sentar a los CEO de las aerolíneas en estos asientos por cuatro o cinco horas, y a ver qué piensan sobre lo que le están haciendo a la gente”.

Esta postura de la FAA contrasta con la política mantenida hace un año, cuando se apartó de la polémica sobre la constante reducción del tamaño de los asientos y la separación de las filas.

Un diputado propone que los CEO viaje en turista durante cuatro o cinco horas para saber “lo que le están haciendo a la gente”

En aquel entonces, el organismo controlador dijo que no tenía evidencias que las dimensiones de las plazas compliquen la evacuación de un avión.

Asientos cada vez más pequeños

En las últimas décadas estas medidas se han ido reduciendo poco a poco. Hacia mediados del 2000 un tercio de los vuelos de largo radio tenían una separación mínima entre filas de 78,7 centímetros. Hacia el 2009 se había reducido a los a los 73,6 centímetros, y ya hay compañías de bajo coste, como Jet2, que tienen unos 71,1 de espacio.

Y ni hablar de los proyectos que proponen asientos para viajar casi de pie, que por suerte, ningún organismo de seguridad está dispuesto a aprobar.