¿Es un cohete o un avión? Cómo volar por medio planeta en cuatro horas

Con una aeronave así se podría volar de Londres a Sídney en cuatro horas.

¿Es un cohete o un avión? Cómo volar por medio planeta en cuatro horas

Una compañía desarrolla un motor que aspira a ser el doble de rápido que el del Concorde, que espera tener listo en una década

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

26/09/2019 - 10:50h

Un nuevo contendiente surgió en la veloz carrera por resucitar los vuelos supersónicos. Una compañía británica presentó un motor que, según asegura, podría usarse para unir Gran Bretaña con Australia en cuatro horas, o para cruzar el Atlántico Norte en menos de una hora.

El proyecto es de la compañía Reaction Engines, que desarrolla el motor Sabre. El objetivo es crear una turbina hipersónica, o sea que alcance velocidades cinco veces superiores a la del sonido (1.234 km/h).

[Para leer más: Esta es la barrera más difícil que frena a los aviones supersónicos]

Con este motor, una aeronave podría volar a 6.667 km/h en la Tierra, pero superar los 30.000 km/h en el espacio exterior.

El gran escollo tecnológico

El gran desafío es, a velocidad tan altas, evitar el sobrecalentamiento del motor. Los cazas de guerra lo pueden lograr pero debido a que vuelan en períodos cortos de tiempo y consumiendo un volumen gigantesco de combustible; escollos difíciles de superar en la aviación comercial.

Reaction Engines desarrolla un motor que puede volar una aeronave a más de 6.600 km/h en la Tierra, pero que superaría los 30.000 km/h en el espacio

Reaction Engines parece haber encontrado la solución, afirmó su consejero delegado Graham Turnock en una conferencia organizada en Gales la semana pasada.

La compañía investiga si el uso de helio a temperaturas bajísimas puede evitar el calentamiento de la turbina.

Un híbrido entre turbina de avión y cohete espacial

El prototipo Sabre es un híbrido entre un cohete espacial y una turbina de avión, explicó, una especie de cohete que puede recoger aire del exterior para enfriar su estructura.

“Si se combina la ingeniería aeronáutica con la espacial se puede obtener un sistema de propulsión ligero, y crear un avión espacial”.

Objetivo: tenerlo listo en una década

Ninguna compañía todavía se lanzó a diseñar un avión que pudiera llevar estas turbinas. Reaction Engines espera iniciar la fase de pruebas a mediados del año que viene y lanzarlo al mercado aeronáutico para dentro de una década.

[Para leer más: Boeing madura un avión que triplicará la velocidad del Concorde]

Este motor, afirma la empresa desarrolladora, es más eficiente y consume menos combustible que las actuales turbinas de los aviones comerciales. Un motivo para seducir a las aerolíneas cuando crece la presión por la sostenibilidad en el mundo aeronáutico.

Con este motor, asegura la empresa desarrolladora, sería posible volar entre Londres y Sídney en cuatro horas

El gobierno británico invirtió 67,6 millones de euros en el proyecto, una suma en la que participaron Rolls-Royce, British Airways y Boeing.

Sin embargo todavía quedará por resolver cómo resolver la explosión sónica, el estruendo que produce una aeronave cuando quiebra la barrera de sonido, y que es discutido por gobiernos y organizaciones ambientalistas por los perjuicios a la población.