B737 MAX: ¿el nuevo nombre maldito de la aviación?

Ryanair e IAG evitan llamar al B737 MAX por su nombre completo. ¿Se está generando una maldición para Boeing?

B737 MAX: ¿el nuevo nombre maldito de la aviación?

La crisis de confianza de Boeing se traslada a las aerolíneas. Ryanair borra el nombre B737 MAX de sus futuros aviones e IAG evita usar esa denominación

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

16/07/2019 - 10:56h

Ryanair no quiere quedar atrapado por la crisis del B737 MAX. La aerolínea irlandesa, que está pendiente de recibir 200 unidades de este modelo a partir de enero, está rebautizando a sus aviones con otra denominación.

Según pudo capturar el fotógrafo @AeroimagesChris, en la fábrica de Boeing en Renton (EEUU) se ha borrado el nombre B737 MAX y se ha repintado como B737-8200.

 

 

Un avión especialmente diseñado para Ryanair

El número 8 corresponde al tipo de avión de la familia del B737 que adquirió Ryanair (de hecho toda su flota de 419 aviones son B737-800, excepto por un B737-700), y el ‘200’ es por la cantidad de pasajeros que puede transportar.

[Para leer más: Cómo hará Ryanair para meter 197 pasajeros en el nuevo B737 MAX]

De hecho Ryanair había encargado a Boeing que diseñe un avión con más capacidad que el B737-800 tradicional. El fabricante norteamericano redistribuyó el interior de la cabina, colocó una salida de emergencia adicional, y logró que puedan sentarse 197 pasajeros en vez de los 189 habituales.

Ryanair prepara la tijera

La crisis del B737 MAX repercute negativamente en las perspectivas de Ryanair. La aerolínea reconoció que espera un menor crecimiento para el año que viene, del 7% al 3%, debido a las demoras por la prohibición de volar de este modelo.

El B737 MAX 8 que encargó Ryanair puede transportar 197 pasajeros, 11 más que la capacidad habitual de este modelo

Según informó el consejero delegado Michael O’Leary a los accionistas de la aerolínea irlandesa, la compañía espera recibir los primeros B737 entre enero y marzo del 2020. Con suerte podrían llegar al verano con 30 aeronaves en vez de las 58 esperadas, pero este recorte implica que en vez de los 162 millones de pasajeros anuales se alcance los 157 millones

“Este retraso en las entregas implicará el recorte de operaciones en algunas bases y el cierre de otras”, dijo O’Leary.

Debido a esta situación Ryanair tendría un excedente de 300 pilotos, había alertado el jefe de operaciones Peter Bellew en un comunicado interno, informa The Irish Times.

La crisis de imagen

Boeing y las aerolíneas saben que el día que los organismos reguladores vuelvan a autorizar a volar al B737 MAX comenzará una nueva batalla: la de recuperar la confianza de los usuarios, que quizás rechacen viajar en un avión que tuvo dos accidentes con 346 víctimas mortales en cinco meses y que no pudo regresar a los cielos por varios meses más.

[Para leer más: IAG lanza un salvavidas a Boeing: comprará 200 B737 MAX]

Al rebautizo de Ryanair le antecede el cuidado que puso IAG cuando comunicó que había firmado una carta de intención para comprar 200 B737 MAX. “El grupo de B737-8 y B737-10 podrían ser entregados entre 2023 y 2027”, dice el escueto comunicado que en ningún momento usa el sufijo MAX.

Trump sugirió cambiar el nombre

Donald Trump, en una de sus habituales soluciones para arreglar el mundo, sugirió que se le cambie el nombre al polémico avión. “Si yo fuera Boeing, arreglaría el Boeing 737 MAX, incorporaría algunas características adicionales y rebautizaría el avión con un nuevo nombre" dijo en Twitter.

 

 

Boeing rechaza los rumores

Eso generó una ola de rumores sobre un cambio de denominación de ese avión. A fines de junio el director financiero de Boeing Greg Smith dijo que, entre las estrategias para recuperar la confianza, no descartaban cambiar el nombre.

El director financiero de Boeing sugirió que podría haber un cambio de nombre al B737 MAX, pero la compañía rechazó la idea

“Estamos comprometidos a hacer lo que sea necesario para restaurarla (la confianza). Y si eso significa cambiar la marca, entonces nos ocuparemos de eso. Si no, nos haremos cargo de lo prioritario”, dijo en una entrevista a Bloomberg.

Pero antes de que sea demasiado tarde Boeing matizó las palabras del directivo y negó que tenga intención de borrar el nombre ‘MAX’ de esta línea de aviones.