El B747 se convierte en una lanzadera de cohetes

Virgin Orbit da una nueva vida a un B747 que pertenecía a Virgin Atlantic. Foto: Virgin Orbit

El B747 se convierte en una lanzadera de cohetes

Virgin Orbit confirma que el Boeing 747 puede ser una eficaz plataforma para lanzar cohetes al espacio

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

12/07/2019 - 18:38h

Aunque el Boeing 747 tenga 50 años de vida, y que cada vez más aerolíneas lo estén retirando de las operaciones, este gigante encuentra nuevas oportunidades de vida. La última llegó de la mano de Virgin Orbit, que probó con éxito a este avión como lanzadera de cohetes espaciales.

Virgin Orbit es una de las compañías de Richard Branson creadas para la carrera aeroespacial. Esta se enfoca al lanzamiento de cohetes y satélites, mientras que Virgin Galactic se centra en desarrollar vehículos que puedan transportar pasajeros al espacio exterior.

Por qué elegir un B747

La elección del B747 responde, claro está, a un criterio económico. Para dejar la Tierra el cohete consume una enorme cantidad de combustible en el despegue vertical. El tramo hasta los 10.000 metros lo puede realizar el Boeing, que cuando llega a esa altura libera al artefacto para que siga su ruta rumbo al espacio.

Cada lanzamiento del Launcher One puede tener un coste de 10,6 millones de euros, un monto muy accesible para los astronómicos presupuestos espaciales

A esa altura la densidad de la atmósfera es más liviana, por lo que la energía que necesita el cohete para impulsarse será menor que en la superficie.

PANA9729
La plataforma para colocar el cohete se encuentra debajo del ala izquierda. Foto: Virgin Orbit.

De esta manera el cohete logra un importante ahorro de combustible. Ya que gran parte de su estructura está formada por tanques de carburante, se podrán construir unidades más pequeñas y baratas.

[Para leer más: Cuando Boeing soñó con un B747 más grande que nunca]

Virgin Orbit calcula que cada viaje para lanzar un cohete Launcher One tiene un coste de 10,6 millones de euros, lo que para la industria aeroespacial es poco más que calderilla.

Cómo fue la prueba

Cabe aclarar que el cohete lanzado por Virgin no usó un sistema de propulsión propio. Tampoco su interior estaba cargado con combustible, sino con agua y anticongelante para imitar la masa y el centro de gravedad de un modelo con sus tanques llenos.

Cuando el avión Cosmic Girl de Virgin llegó a la altitud de crucero liberó al cohete, que realizó una caída libre hacia las instalaciones de la Base Edwards de la Fuerza Aérea de EEUU. En este ensayo, la idea era esa.

Pasos en la carrera de la Cosmic Girl

Esta fue un peldaño más que sube la compañía de Branson en sus pruebas con cohetes en los B747. El 25 de octubre del año pasado se probó la resistencia del Jumbo en poder cargar un cohete. Un mes más tarde, el 19 de noviembre, se realizó el primer vuelo con este artefacto adosado a la parte inferior del ala izquierda.

En septiembre Virgin Orbit comprobará si es posible encender un cohete tras ser liberado desde el B747 y que pueda viajar al espacio exterior

Con esta última prueba se comprobó que el B747 puede llegar hasta la altitud de crucero con el cohete de 21 metros de largo y ser liberado a la media hora de vuelo.

VirginOrbit FirstMate 014 1
En septiembre se probará la ignición del cohete tras ser liberado del Jumbo. Foto: Virgin Orbit.

El desafío más importante

El paso siguiente será el más difícil: que el cohete se desprenda del Boeing, encienda sus motores y viaje al espacio con su carga, un satélite pequeño ubicado en su morro. Es, salvando las distancias, el mismo principio que hacen los misiles de los cazabombarderos. Pero ninguno tiene las dimensiones del Launcher One.

La fecha para realizar esta última prueba, el verdadero bautismo de fuego, está programada para septiembre.

Un Boeing adaptado de Virgin Atlantic

El B747 Cosmic Girl era una aeronave utilizada por Virgin Atlantic, otra de las compañías creadas por Branson, y que proyecta jubila a sus Jumbos en tres años.

Cosmic Girl 12
El cohete fue liberado cuando el B747 llegó a los 10.500 metros de altura. Foto: Virgin Orbit.

Para adaptarla a estos vuelos su cubierta inferior y la superior quedaron totalmente despojada de asientos. Tan solo mantuvieron las literas de la tripulación y la cabina.

[Para leer más: Otro adiós al Boeing 747, Virgin Atlantic los jubilará en tres años]

De hecho este avión apenas fue repintado: los cuatro motores presentan el color rojo que caracteriza a las compañías del grupo, y el fuselaje conservó su tono blanco, solo con el agregado de “Orbit” la lado del clásico logo de Virgin. En tanto, la librea de las alas traseras quedó intacta.

El transbordador del transbordador

No es la primera vez que el Jumbo da una mano para la carrera espacial: en la década de los ’90 un B747-100 de American Airlines y otro similar que pertenecía a All Nippon Airways fueron adaptados por la NASA para llevar el transbordador Endeavour como si fuera la cría de un animal a lomos de su madre.

Pero a diferencia del proyecto de Virgin la idea no era que el Jumbo sea una lanzadera móvil, sino que fuera un transporte de carga para trasladar al vehículo espacial hasta el Centro Espacial Kennedy, en Florida.