Barcelona-El Prat se consolida como meca de los vuelos low cost

Vueling ha sido la aerolínea que más pasajeros ha transportado en El Prat. Foto: Aena

Barcelona-El Prat se consolida como meca de los vuelos low cost

Barcelona-El Prat concentra al 24% de los pasajeros de vuelos de bajo coste en España. Pero eso no significa que el aeropuerto derive en un modelo low cost

Barcelona-El Prat se consolida como el principal aeropuerto para las aerolíneas de bajo coste en España: casi uno de cada cuatro pasajeros que volaron con estas compañías aterrizaron o despegaron en la terminal catalana.

De los 49 millones de viajeros que llegaron a España por las aerolíneas low cost, casi 12 millones (24,2%) lo hicieron al aeródromo catalán, lo que implica un crecimiento del 8,1%, indica un estudio de Turespaña. Le sigue en la estadística Palma de Mallorca, con 6,17 millones de viajeros de estas compañías (12,6% del total). El aeródromo balear tuvo un crecimiento del 21,3% en este segmento.

Más de 100 aerolíneas en El Prat

Diversas fuentes consultadas por Cerodosbé precisan que este crecimiento va a tono con el incremento global de pasajeros en El Prat, que cruzó la barrera de los 50 millones de usuarios el año pasado. Y que sea un hub de referencia para las compañías de bajo coste no significa que el aeropuerto se esté ‘lowcostizando’.

Según indicaron fuentes de Aena en Barcelona, el objetivo del aeródromo es “dar servicios a las más de 100 aerolíneas que operan en el aeropuerto, independientemente de su modelo de negocio”.

Que haya un incremento de viajeros en aerolíneas de bajo coste es parte de una tendencia que crece en todos los aeropuertos, indican varios expertos

Un error frecuente, agregaron, es pensar que un pasajero que vuela en una aerolínea de bajo coste se convierte en un viajero que aporta poco rendimiento económico. “De entrada, recordemos que en un mismo avión hay una gran diferencia de tarifas. ¿A cuál consideraríamos como un pasajero low cost?”, preguntan.

No todo el low cost es igual

Esta percepción es compartida por Óscar Oliver, director general del Centre d'Estudis del Transport per a la Mediterrània Occidental. “Decir que un pasajero es low cost porque vuele en una aerolínea de bajo coste implica un desconocimiento de cómo evoluciona el sector de la aviación”.

Este experto indica que el crecimiento de El Prat en este segmento se encuadra en una tendencia mundial. Por un lado, cabe recordar que el aeropuerto de Barcelona es el hub de Vueling, que está encuadrada como de bajo coste; así como de Level, la compañía low cost de IAG. También es una de las bases de Norwegian y una de las más importantes de Ryanair.

Cambia el modelo de negocio

Tanto Oliver como las fuentes de Aena recordaron que muchas veces un pasajero elige volar en una aerolínea de bajo coste porque es la única opción disponible, o la que ofrece más alternativas de horarios.

Inclusive “el modelo de las low cost está cambiando”, señala Oliver: algunas ofrecen servicios a bordo que no están muy lejos de las tradicionales. Y en paralelo, las grandes compañías lanzan tarifas promocionales a precios más económicos que las de bajo coste.

Que haya un importante incremento de pasajeros de vuelos low cost “no supone que El Prat pierda valor. Al contrario, lo que hace es estar en la vanguardia de los aeropuertos, como parte de las nuevas tendencias”, indica Oliver.

Las low cost se alejan

A nivel estatal, la brecha entre las compañías tradicionales y las de bajo coste es cada vez mayor: mientras que las low cost crecieron el 7% en su volumen de pasajeros, las compañías más grandes lo hicieron el 1,1% y alcanzaron los 42,2 millones. En total, España recibió 91,25 millones de pasajeros de vuelos internacionales.

El predominio de las compañías de bajo coste es un diálogo de tres: Ryanair, Vueling e Easyjet. En diciembre, según precisan las estadísticas de Turespaña, estas aerolíneas concentraron casi el 68% de los pasajeros de vuelos low cost.

Suben los alemanes, caen los británicos

Uno de cada tres usuarios de estas aerolíneas llegaron desde el Reino Unido (32,5%), seguido por los viajeros alemanes (13,9%). Como era previsible, los pasajeros británicos descendieron un –3,5%, debido a la incertidumbre en torno al “brexit” y la devaluación de la libra.

Aena calcula que el tráfico de pasajeros en España crecerá solo el 2%

En tanto, los que provienen de Alemania, que estaban bajando en su volumen de visitas, han crecido un 26,4% durante el año pasado.

Desaceleración del crecimiento de pasajeros

Para este año Aena calcula que habrá una desaceleración en el volumen de pasajeros y el crecimiento será de solo el 2%.

El presidente de la empresa público-privada, Maurici Lucena, consideró que la ralentización será por la caída del valor de la libra, el impacto del “brexit” en la industria aérea, la recuperación de destinos competidores de España en el Mediterráneo y una leve desaceleración de la economía española.