Cómo las bodegas de los aviones se convertirán en lujosas suites

Así se vería la suite del aire, si prospera el proyecto de un ingeniero francés. Foto: Earth Bay.

Cómo las bodegas de los aviones se convertirán en lujosas suites

Entre los planes para reconvertir las bodegas de los aviones sobresale este proyecto para transformarlas en suites tan exclusivas como la primera clase

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

04/10/2019 - 13:48h

Las aerolíneas y los fabricantes como Boeing y Airbus, además de un ejército de ingenieros y diseñadores industriales, buscan alternativas para darle una nueva vida a la bodega de los aviones. Entre los planes que circulan, llama la atención esta propuesta para reconvertir parte de este espacio en una exclusiva suite con impactantes vistas aéreas.

El proyecto es desarrollado por el ingeniero aeronáutico Florian Barjot, que fundó una compañía para desarrollar las suites Earth Bay.

Las suites del aire

La idea consiste en adaptar parte de la bodega en una amplia habitación voladora, equipada con una cama doble y con cómodos asientos.

La suite tendría una cama doble y una gigantesca ventanilla de 12 paneles transparentes

Uno de sus rasgos destacados es la gigantesca ventanilla de 12 paneles, ubicada en donde actualmente se encuentra la puerta de la bodega.

suite 2
Otra opción es que se instalen cuatro asientos enfrentados, ideal para grupos o parejas. Foto: Earth Bay.

Cada uno de ellos estará recubierto por siete capas de un material transparente, que cumplirán las funciones de proteger contra impactos, distribuir la presión del fuselaje, etcétera.

[Para leer más: Así es el futurista avión de KLM que llevará pasajeros en las alas]

Las ventanillas estarán montadas en una estructura de aluminio y titanio, especifica Barjot en su plan de negocios, que estará fija a la estructura del avión.

Otros usos

Además de la suite con la cama doble, otra parte puede habilitarse para colocar dos asientos, o cuatro enfrentados con una mesa plegable, que puede servir para que los pasajeros puedan comer o mantener reuniones

También sería posible agregar un exclusivo baño para los ocupantes de la suite, precisa el proyecto.

El diseñador de la suite asegura que por cada avión una aerolínea puede tener hasta 3,6 millones de euros de ingresos adicionales

Aunque la aerolínea que se decida por este proyecto tendría que realizar una inversión de 2,5 millones por avión, Barjot asegura que se podrían obtener hasta 3,6 millones de euros de ingresos adicionales por la venta de billetes para esta suite aérea.

suite 3
En la bodega también se pueden instalar 12 asientos de business. Foto: Earth Bay.

Dudas del proyecto

Sin embargo hay algunas dudas sobre la viabilidad de la iniciativa. Por razones de seguridad los pasajeros deberían volar en la cabina principal, y recién podrían acceder a la suite cuando el avión haya alcanzado la altura de crucero.

Lo mismo para el aterrizaje: en esos momentos deberían dejar la comodidad de este lujoso habitáculo y regresar a sus asientos.

[Para leer más: Con estos diseños viajar en avión será como tocar el cielo]

Si unos pasajeros tienen suficiente dinero para pagar por esta suite, no se contentarán con volar –aunque sea 15 minutos- en la clase económica. Y ninguna compañía querrá tener dos o cuatro asientos en una categoría exclusiva sin ocupar durante el vuelo.

En el proyecto no se precisa cuánto deberían cobrar las aerolíneas por usar esta suite, pero el precio de los billetes no podría ser superior a lo que cuesta viajar en jets privados. A lo sumo, el nicho con más potencial sería el de los vuelos de largo radio.

Nuevas ideas para la bodega

En caso de que la suite no sea del interés de las aerolínea, Earth Bay tiene en carpeta otras propuestas para reconvertir la bodega, donde sugiere que sea ocupada con 12 plazas de clase business o 18 de la económica premium.

Airbus ya había lanzado una idea para transformar la bodega en una especie de hostel, con módulos con literas y anaqueles para guardar objetos personales.

También Qantas analiza si este espacio se puede aprovechar para crear salas de relax o incluso montar un gimnasio, para ayudar a paliar los efectos de los vuelos de más de 20 horas sin escalas, como se contemplan en el proyecto Amanecer.