Así se viaja en el Boeing 787 más lujoso del mundo

El salón principal de este Boeing 787 es tan lujoso como un hotel de cinco estrellas. Foto: Deer Jet.

Así se viaja en el Boeing 787 más lujoso del mundo

Una aerolínea alquila un Boeing 787 Dreamliner, con un dormitorio de dos plazas, baños y comodidades de lujo para 40 exclusivos pasajeros

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

14/10/2019 - 11:31h

Cada tanto los estudios de interiorismo lanzan proyectos de cómo se transformaría un avión de doble pasillo en un palacio volador. Muchos quedan nunca ven la luz, pero los que sí, como el de este Boeing 787 Dreamliner, impactan por su nivel de lujo y exclusividad.

Este “castillo volador”, como le gusta presentar a sus promotores, es un B787 que pertenece a UAS International Trip Support, una de las compañías integrantes del gigantesco grupo chino HNA, con participaciones una docena de aerolíneas, entre ellas Hainan Airlines y Beijing Capital Airlines; entre otras.

[Para leer más: Boeing presenta el jet privado de los récords]

Generalmente es usado por los altos ejecutivos del conglomerado asiático, pero cuando no lo necesitan queda en poder de UAS para ser alquilado al mejor postor, a un precio de 63.500 euros por hora.

Muy lejos de los aviones tradicionales

Aquí no hay baños minúsculos, asientos de clase turista ni comida de raciones exiguas servidas en bandejitas de plástico.

deer salon
El salón principal puede acomodar a 16 pasajeros. Foto: Deer Jet.

Es como navegar en un yate de ultra lujo o pasar un día en un hotel de cinco estrellas, donde la única diferencia es el sonido de los motores (que igualmente está bastante amortiguado) y alguna turbulencia que recuerda que se está a 10.000 metros de altura.

Detalles desde el primer paso

La superficie destinada para pasajeros es de 223 metros cuadrados, más que muchas de las habitaciones de hoteles de gran categoría.

UAS Dream Jet 3
La cristalería es uno de los detalles de lujo a bordo. Foto: UAS.

La puerta de acceso y las ventanillas son unas de las pocas cosas que recuerda a un B787 Dreamliner convencional. Al entrar, las tripulantes de cabina invitan a sentar en un pequeño taburete acolchado para cambiar los zapatos por cómodas pantuflas.

Tan grande como una suite de un cinco estrellas

A los pocos metros se presenta un área circular. A un lado, una discreta puerta conduce al dormitorio más exclusivo: una estancia con cama doble que eclipsa a las suites aéreas de la primera clase de Emirates o Singapore Airlines.

La cabina para los 40 pasajeros cuenta con 223 metros cuadrados, mucho más que las suites más grandes de los hoteles más exclusivos

Enfrente hay un panel que oculta un televisor de alta definición de 32 pulgadas, y a un lado, se llega a un vestidor con abundancia de espacios para guardar prendas de vestir y artículos personales.

deer x kestrel aviation manager
El dormitorio principal cuenta con una cama de dos plazas. Foto: Kestrel Aviation Manager.

Por supuesto que esta habitación cuenta con su baño privado, con dos lavabos y una ducha más grande de lo que uno se imagina en un avión. El lugar está ricamente decorado con espejos y los muebles tienen toques de mármol. El pasajero recibe un albornoz y tiene a su disposición elementos de aseo de primera marca.

En el salón principal

El salón principal puede albergar a 12 personas con total comodidad, que pueden comer en dos mesas que despliega vajilla como si fuera un restaurante de estrella Michelin; o bien descansar en los asientos de un tamaño similar a los de la primera clase.

[Para leer más: El emir de Catar tiene el avión más lujoso del mundo. Y lo regala]

 En la parte anterior hay un sofá para seis personas que, con tocar un botón, se separa en dos cuerpos independientes. Enfrente, un televisor de 56 pulgadas equipado con Apple TV permite que los pasajeros elijan su propuesta de entretenimiento. O también pueden jugar con el ajedrez o el dominó de diseño minimalista que están a disposición de los 16 pasajeros que pueden acceder a este sector.

 

Aquí se encuentra el baño exclusivo para los ocupantes del salón principal, tan lujoso como el del dormitorio principal, y tras una puerta, se despliega una división de la cabina que es muy similar a la clase business de cualquier gran aerolínea.

El personal subalterno viaja en business

Aquí hay 18 asientos que se reclinan como una cama, tapizados de cuero, en una disposición de 2-2-2, con generosos espacios para el equipaje en los maleteros.

deer jet avion
El B787 de lujo tiene una autonomía de más de 15.000 kilómetros. Foto: Deer Jet.

Se supone que este sector es para el personal de servicio o los trabajadores de menor rango que acompañen a los ejecutivos que alquilen este avión.

El B787 privado puede alojar hasta 40 personas, y cuenta con una autonomía de 15.790 kilómetros; o sea que puede volar durante 17 horas entre Tokio y San Francisco, Melbourne y Zúrich o Nueva York y Johannesburgo.