Boeing busca al Ícaro del siglo XXI

La moto voladora Aviabike es uno de los proyectos elegidos por Boeing para su concurso Go Fly. Foto: Go Fly

Boeing busca al Ícaro del siglo XXI

¿Puede una sola persona volar por sí misma? Boeing cree que sí, e impulsa este concurso para desarrollar la primera aeronave unipersonal

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

21/02/2020 - 11:27h

“Nos hemos olvidado por qué hemos creado al avión: para volar como águilas”. La frase pertenece a los creadores de Aria, una de las cinco naves elegidas por el concurso Go Fly, impulsado por Boeing para promover los vuelos personales.

Y nunca mejor dicho, porque se trata de aeronaves que solo podrán ser piloteados por una sola persona.

[Para leer más: Uber: el futuro del taxi pasa por el helicóptero eléctrico]

Este certamen recibió 3.500 proyectos de 101 países. De ellos eligió a cinco finalistas, que se presentarán en una base de la Nasa en California para demostrar por qué su prototipo debería ser el ganador.

Y el triunfador, que será elegido el 29 de febrero, se llevará un cheque de un millón de dólares para continuar con la investigación, además de ser asesorado por el gigante aeronáutico y otras compañías patrocinadoras como Dell o el Instituto Americano de Astronáutica y Aeronáutica.

Estos son los proyectos finalistas:

Aviabike

La compañía Aeroxo, de Rusia y Letonia, presentaron el Aviabike, una mezcla de motocicleta y dron que, según dicen sus creadores, está inspirada en las motos voladoras del Imperio en El Regreso del Jedi, de la saga de Star Wars.

El aviabike está inspirado en las motos voladoras que usaban las tropas imperiales en El regreso del Jedi

La aeronave se impulsa con dos turbinas en la parte delantera, dividida en cuatro rotores cada una; y otras dos similares en la trasera.

gofly phaseII winners aeroxo         

A juzgar por el diseño, se conduce igual que una moto, y los creadores dicen que puede servir tanto para viajes recreacionales como para tareas de rescate en entornos de difícil acceso.

Flykart2

Desarrollado por Trek Aerospace, de EEUU, el Flykart2 es como un asientos de Fórmula 1 rodeado de una estructura en la que se encuentran diez motores eléctricos, separados del piloto por una rejilla que impide que las aspas produzcan algún accidente.

gofly phaseII winners trek         

La aeronave puede alcanzar los 100 km/h, y además de su elegante diseño, está pensada para “resolver problemas de movilidad difíciles de solucionar”, dicen sus desarrolladores.

Aria

La start-up A&M Harmony, de Texas, creó este prototipo que parece un barril o un huevo volador.

Aria puede transportar a una persona de hasta 90 kilos durante 32 kilómetros, en un vuelo “tranquilo y eficiente” impulsado por una batería que mueve a 10 motores eléctricos.

[Para leer más: Airbus ofrecerá drones y helicópteros para moverse por París]

El piloto lo conduce de pie, y está pensado para volar en zonas urbanas y que su presencia se detecte por un suave zumbido similar al de los insectos.

gofly phaseII winners texas am         

Al ser un aparato de despegue y aterrizaje vertical, se puede guardar en cualquier garaje y no necesita de mucho espacio para comenzar a volar.

S1

La compañía Silverwing, de los Países Bajos, desarrolló al S1, que también tiene un aire a las naves de Star Wars.

gofly phaseII winners silverwing 768x768         

Este prototipo consiste en una cabina impulsada por dos grandes turbinas, que generan “menos emisiones que un coche pequeño”.

La pequeña cabina del S1 cuenta con tecnología de realidad aumentada que informa de los parámetros del vuelo al piloto

Su velocidad es de 138 km/h, el peso máximo del despegue es de 90 kilos, y puede volar hasta 200 metros de altura durante media hora.

En la pequeña cabina la tecnología de la realidad aumentada informa al piloto los parámetros de altitud, velocidad y rumbo.

Airboard 2.0

Desde Florida y Panamá la compañía Fly Dragon Air trabaja en el Airboard 2.0, que consiste en una plataforma impulsada por ocho rotores eléctricos.

gofly phaseII winners dragonair 1 768x768         

El piloto la conduce de pie, con unos mandos similares a los de un segway, a juzgar por la ilustración.

Como se puede ver en su perfil de Instagram, el Airboard 2.0 puede volar hasta unos 10 metros de altura sin problemas.