Boeing le gana (por fin) una partida a Airbus

Air New Zealand es la primera aerolínea que permite a su personal lucir tatuajes. Foto Air New Zealand.

Boeing le gana (por fin) una partida a Airbus

Air New Zealand elige los B787-10 de Boeing en vez del A350 de Airbus para renovar su flota de largo radio, una operación valorada en 2.400 millones

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

27/05/2019 - 10:50h

No todo son malas noticias para Boeing. El fabricante norteamericano le ganó el pulso a Airbus y logró seducir a Air New Zealand, que se decidió por los B787-10 para la renovación de su flota.

La compañía austral firmó un acuerdo para comprar ocho B787-10, que tienen un precio de catálogo de 2.400 millones de euros. Como suele suceder en estas operaciones, la aerolínea tendrá un importante descuento por la operación.

[Para leer más: Boeing y Airbus encaran una nueva batalla por el megacontrato de Delta]

Además de esta transacción, Air New Zealand acordó firmar una opción de compra por otras 12 aeronaves del mismo tipo, todas destinadas a la flota de largo radio.

Cambio de motores

La primera aeronave llegará en el 2022 y la última en el 2027. Un cambio importante que solicitó la aerolínea es que los motores sean los GEnx-1B, provistos por General Electric.

En vez de los motores Rolls Royce Air New Zealand solicitó que los nuevos B787-10 estén equipados con turbinas de General Electric

Esta decisión llega tras los problemas que tuvo Rolls-Royce con sus turbinas Trent 1000 el año pasado, que obligó a dejar en tierra a numerosos B787-9 Dreamliner, como los que tiene Air New Zealand en su flota.

Ambiciosos planes

La aerolínea neozelandesa tiene ambiciosos planes para su flota. “Queremos volar desde Auckland a Nueva York sin escalas”, dijo su consejero delegado Christopher Luxon, un viaje de más de 14.000 kilómetros.

Si logra cubrir esta distancia, el B787-10 podría ser un avión que pueda servir para los planes de compañías como Qantas, que en su proyecto Amanecer contempla realizar vuelos directos de más de 20 horas, para unir a Australia con diversos destinos de Europa y Norteamérica.

Todo Boeing para las rutas largas

Los nuevos B787 reemplazarán a ocho B777-200 ER, por lo que Air New Zealand tendrá una flota 100% de Boeing para las rutas de largo radio y de Airbus para las de corto y medio.

[Para leer más: Airbus prepara dos torpedos para hundir al B797]

El B787-10 es el miembro más grande de esa familia de Boeing, y puede tener una capacidad máxima de 330 pasajeros en una configuración de dos clases; unas 40 plazas más de las que ofrece su hermano menor, el B787-9.

Un modelo más grande y rendidor

La aerolínea maorí analiza rediseñar su cabina con una mayor cantidad de asientos en las categorías más exclusivas, para obtener un mayor beneficio en las rutas de largo alcance.

“Con el B787-10 ofreciendo un 15% más de espacio para los viajeros y el transporte de carga que el B787-9, esta inversión abre nuevas oportunidades de crecimiento”, dijo Luxon en un comunicado.

El B787-10 tiene un 95% en común con el B787-9 que Air New Zealand ya tiene en su flota. Comprar el A350 le hubiera obligado a tener que capacitar a su tripulación para poder operarlo

Además la compañía destacó que los B787-10 consumen un 25% menos de combustible que los B777 que reemplazará

Otro factor que decidió a Air New Zealand es que la operatividad del nuevo avión tiene un 95% en común con el B787-9. La compañía tiene 13 aeronaves de este tipo en su flota, mientras que la incorporación de los A350 hubiera obligado a la capacitación de sus tripulantes para este tipo de vuelos.