Boeing pretende reinventar las alas del avión

El nuevo modelo TTBW de Boeing puede consumir un 8% menos de combustible.

Boeing pretende reinventar las alas del avión

Boeing trabaja con la NASA para desarrollar un avión que pueda consumir un 8% menos de combustible gracias a sus alas de casi 52 metros

Boeing presentó en sociedad el proyecto que está desarrollando con la NASA: un avión que pueda volar a una velocidad de Mach 0.80 (casi 1.000 kilómetros por hora) pero consumiendo un 8% menos de combustible. La clave está en un diseño de alas que aspira a ser una nueva revolución tecnológica.

El avión TTBW (por sus siglas Transonic Truss-Braced Wing) tiene unas alas que miden 51,8 metros, unos 17 metros más que el Boeing 737, modelo que pretende reemplazar para el 2035.

Diseño innovador

Lo llamativo del diseño de estas alas es que tienen unos soportes que le permiten soportar tanta longitud sin riesgo de quebrarse. Además, al ser construidas con materiales más ligeros, es posible que logre un mayor ahorro de combustible.

Un adelanto técnico es que los pilotos podrán ajustar el ángulo de las alas, para lograr una mayor reducción en el consumo durante el vuelo gracias a una sustentación más eficiente.

El prototipo TTBW cuenta con un sistema de pliegue de alas similar al Boeing 777X

Otra novedad es que se inspira en las alas plegables del Boeing 777X. La diferencia es que en ese modelo se doblan en el último quinto de la extensión, mientras que en el TTBW lo hacen hacia la mitad de la estructura.

tunel viento
Ensayo del TTBW en el túnel de viento.

El proyecto contempla que la cabina de este tipo de aviones pueda transportar a 150 pasajeros, para cubrir un segmento del mercado que tendrá una gran salida en las próximas décadas, según aventuran las predicciones de Boeing y Airbus.

Alianza con la NASA

Este prototipo surge de la joint venture entre el fabricante norteamericano y el programa de la NASA llamado SUGAR, acrónimo en inglés de ‘investigación en aeronaves subsónicas ultra verdes’.

El objetivo de esta alianza estratégica es crear modelos de avión que puedan reducir los ruidos y las emisiones, al mismo tiempo que logran un mejor desempeño en su vuelo.

 


Video del programa Sugar entre Boeing y la NASA.

De esta unión habían surgido modelos que podrían alcanzar velocidades entre Mach 0.7 y 0.75 (de 857,53 a 918,78 kilómetros por hora).

Carrera por llegar más lejos

Mientras que Boeing trabaja en lograr el avión más eficiente del mercado, también busca –como otras compañías- desarrollar motores eléctricos para las aeronaves del futuro. El camino es largo, porque por ahora los prototipos más avanzados no tienen una autonomía mayor a los 1.000 kilómetros.

Por ello el fabricante norteamericano y su competidor Airbus buscan nuevos modelos que puedan suplir la galopante demanda de las aerolíneas, que buscan aviones que vuelen más lejos y con un menor consumo de combustible. El desafío está en marcha.