Cada vez más B777X conquistan los cielos

Boeing contará con cuatro B777X para realizar vuelos de prueba. Foto: Boeing

Cada vez más B777X conquistan los cielos

Tras el exitoso vuelo de prueba del primer B777X Boeing este año desplegará otros tres aviones similares en su campo de Seattle

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

10/02/2020 - 10:37h

El vuelo del prueba del primer B777X, realizado el 25 de enero, puso en marcha la gigantesca maquinaria de Boeing para lanzar al mercado a este avión, que será el bimotor más grande del mundo.

A partir de que el avión WH0001 aterrizó exitosamente Boeing estableció los tiempos para los pasos siguientes, que tendrían que terminar con la obtención de los certificados de vuelo para que el B777X pueda ser entregado a las aerolíneas que firmaron órdenes de compra.

En un año llegarán las certificaciones

Actualmente hay 309 pedidos firmes por parte de compañías como Emirates (que incorporará a 126 aviones), All Nippon Airways, British Airways, Cathay Pacific, Lufthansa, Etihad Airways, Qatar Airways y Singapore Airlines.

[Para leer más: Así fue como el B777X alcanzó el cielo]

El fabricante espera tener los permisos necesarios para dentro de un año, hacia enero de 2021. Entretanto, dispondrá de otros cuatro aviones del mismo tipo para realizar más pruebas.

Los B777X que están por llegar

El WH001, el primero que debutó en el aire, ya realizó cuatro vuelos de pruebas en las instalaciones de Boeing Field, en Seattle.

Este avión se dedica a verificar la estabilidad del vuelo y sus sistemas relacionados, como los frenos, el control, la aerodinámica de baja velocidad y la formación de hielo.

En el segundo semestre del año Boeing sumará otros tres B777X para realizar vuelos de prueba, que totalizarán más de 2.000 horas

A partir del segundo semestre levantará vuelo el WH002, que se centrará en probar el sistema de aterrizaje automático, los efectos de cuando se posa en tierra, la estabilidad y el control, mientras que WH003 evaluará la unidad de potencia auxiliar, la aviónica, las cargas de vuelo y el rendimiento de la propulsión.

En tanto la cuarta aeronave, WH004, probará el sistema de control ambiental, las operaciones extendidas de dos motores, el ruido y la funcionalidad y confiabilidad generales, precisó Boeing.

En cada vuelo viajan entre 15 y 20 personas, entre dos pilotos, un director de pruebas que da instrucciones a los tripulantes, ingenieros de vuelo y mecánicos que analizan en tiempo real los datos de los sensores y ordenadores de a bordo.

Miles de horas de vuelo

Cada aeronave completará más de 2.000 horas de vuelo, con pruebas específicas y en condiciones extremas que se repiten una y otra vez, así como simulación de imprevistos como choques con aves o tormentas de gran intensidad.

A modo de comparación, antes de salir al mercado los cinco A350-900 que se usaron para las pruebas realizaron 2.600 horas de vuelo durante 15 meses.

 

 

La sombra del B737 MAX

Un punto que Boeing tiene bien claro es que no puede volver a repetir los errores del B737 MAX con este nuevo avión, pasos en falso que ahora está pagando con la prohibición de volar de su modelo de pasillo único y una crisis que está por cumplir un año.

En cada vuelo de prueba viajan entre 15 y 20 personas, entre dos pilotos, un director de pruebas, ingenieros de vuelo y mecánicos

"Estamos tomando las lecciones aprendidas del B737 MAX y aplicándolas al B777X para asegurarnos de que estamos lo más preparados posible para su certificación", precisó el fabricante.

[Para leer más: Boeing calma los nervios por el 777X con más pistas de sus comodidades]

“Dadas las incógnitas en torno a los programas de desarrollo, así como el proceso de certificación, no queremos ser demasiado específicos acerca de las horas de prueba o tiempo necesarios”, indicó.

Por las dudas Boeing recordó que el B777X no tendrá un sistema de navegación similar al MCAS, detonante de la crisis del B737 MAX.

Para agilizar los trámites, los ingenieros de Boeing presentarán al B777X como una variante del B777, no como un avión nuevo; aunque también herede muchas prestaciones del B787 Dreamliner.

Heredero del clásico B777-300

Comparado con el B777-300LR, el nuevo avión tendrá un fuselaje de tres metros más largo (hasta los 76,7 metros en el caso del B777-9), lo que le permite transportar a 30 pasajeros más.

En tanto las alas, construidas en un nuevo material compuesto, son siete metros más largas, hasta totalizar 71,8 metros, equipadas con un sistema que se pliegan 90 grados para que puedan entrar en los hangares de los aeropuertos.