Cathay Pacific convierte su primera clase en un hotel cinco estrellas

La primera clase de Cathay Pacific se presenta en los B777 ER que vuelan desde Hong Kong. Foto: Cathay Pacific.

Cathay Pacific convierte su primera clase en un hotel cinco estrellas

Cathay Pacific presenta las novedades en sus categorías superiores, que llevan la experiencia del lujo en el aire a un nuevo nivel

Juan Pedro Chuet-Missé

Barcelona

19/11/2019 - 17:49h

Cathay Pacific demuestra que el lujo en el aire no es exclusivo de las aerolíneas de Oriente Medio. La compañía aérea de Hong Kong presenta sus renovadas primera clase y business, que no tienen nada que envidiarle a la comodidad de un hotel cinco estrellas.

Solo seis plazas de primera por avión

La categoría más exclusiva se presenta en los B777-300 ER, la nave insignia de la compañía hongkonesa, en sus vuelos de largo radio a Europa (con destinos como Londres, Fráncfort, Paris, Milan o Zúrich), Norteamérica y Asia.

Solo seis plazas por avión se destinan a esta clase. Cada asiento, con salida individual al pasillo, tiene un ancho de 91,4 centímetros y una separación entre filas de 205 centímetros, lo que permite extenderse por 180 grados y convertirse en una auténtica cama.

Al llegar a la primera clase

Cuando el pasajero llega es recibido por una nota de bienvenida personalizada, con una toalla caliente para refrescarse y un té de jazmín servido en una taza de plata.

El servicio de primera clase ahora presenta vajilla de la marca japonesa Noritake, cubiertos de Robert Welch y copas de vino de Riedel

Para acostumbrar el cuerpo al vuelo luego se ofrecen zumos de la marca Bless, que mejora el metabolismo gracias a sus ingredientes naturales.

Cathay Pacific renovó la vajilla, cubertería y copas en el servicio de comidas. Foto: Cathay Pacific.
Cathay Pacific renovó la vajilla, cubertería y copas en el servicio de comidas. Foto: Cathay Pacific.

Entre las novedades del servicio se encuentran la vajilla de porcelana japonesa de Noritake, la cubertería de Robert Welch y las copas de vino de Riedel, las más recomendadas entre los expertos en bebidas.

[Para leer más: Cathay Pacific estrena su sala vip más grande del mundo]

A la hora de dormir el pasajero recibe ropa de cama de la marca británica Bamford, que incluye un edredón de 600 hilos de algodón y una almohada de tamaño grande; mientras que los tripulantes rocían la cabina de primera con el espray de Bamford Botanic, que ayuda a conciliar el sueño.

El sueño más confortable

Esta es la misma marca de las amenities para hombres y mujeres, como loción y cremas hidratantes, que vienen en pequeñas botellas de vidrio.

La marca británica Bamford provee la ropa de cama y las amenities. Foto: Cathay Pacific.
La marca británica Bamford provee la ropa de cama y las amenities. Foto: Cathay Pacific.

A bordo el viajero puede usar la función de ‘No molestar’ para dormir más cómodo o avisar a los tripulantes a qué hora quiere ser despertado, funciones que se configuran en la mini tableta de 4,3 pulgadas que funciona como mando de la pantalla de entretenimiento, de 18,5 pulgadas.

Caviar y champaña, algunos de los sellos de identidad del servicio gastronómico de Cathay Pacific

Como hasta ahora, los pasajeros seguirán recibiendo pijamas, zapatillas y antifaz de la marca de Hong Kong Pye, inspirados en diseños de la moda china más actual.

[Para leer más: Las cinco mejores aerolíneas para volar en económica premium]

El servicio de comidas mantiene su elegante presencia: copa de champaña y caviar a disposición del pasajero, menús de cocina china e internacional diseñados por chefs galardonados con estrellas Michelin, que se pueden solicitar con platos a la carta en cualquier momento del vuelo.

Las plazas de la clase business también se convierten en camas. Foto: Cathay Pacific.
Las plazas de la clase business también se convierten en camas. Foto: Cathay Pacific.

En los vuelos de business

En cuanto a la clase business, aquí también se entrega ropa de cama de Bamford, con edredones de 400 hilos de algodón sostenible, así como amenities que se presentarán en cuatro pequeños nécessaires de diferentes colores, que irán rotando a lo largo del año.

También reciben unas nuevas zapatillas para el vuelo, un reclamo que era frecuente entre los pasajeros de esta categoría.

En la business se mantiene el menú confeccionado por la cadena de restaurantes de lujo de Hong Kong Black Sheep.